El poder de Valentina

Buenos días pitufina!

Hoy ando algo enfermo y con el cuerpo cortado, así que decidí ir a la cocina a prepararme una taza de té caliente. En el camino entre el dormitorio y la cocina, extrañé ligeramente nuestro antiguo departamento, pues la cocina estaba literalmente a 3 pasos del dormitorio. Y sé que suena raro que estén tan cerca, pero verás… nuestro anterior departamento era bastante más pequeño que este. No si en la foto se aprecie mucho el tamaño, pero sí, era bastante pequeño.

Días antes de proponerle matrimonio a tu mami y teniendo ya el anillo en mano, yo decidí que debía encontrar un lugar para que vivamos juntos. Y quise mantenerlo como una sorpresa, porque quería que sea parte de la propuesta matrimonial. Quería pedirle a tu mami que se case conmigo, y que nos mudemos juntos inmediatamente, porque no podía esperar más para empezar esa nueva etapa de mi vida con ella. Así, de la mano de una corredora, busqué el departamento más paja que pude pagar en la zona más bonita que pude encontrar dentro de nuestras posibilidades. No hace falta decir que tu mami aceptó mi propuesta (aplausos!) y que nos mudamos pocos días tras regresar de viaje (es que papi la pidió en el extranjero – historia que te contaré otro día).

 

 

Fue en ese departamento donde tu mami orquestó en 3 meses lo que sería nuestro matrimonio, donde pasamos nuestra primera navidad, y fue en ese departamento donde aprendimos a convivir como pareja, abriéndole la puerta a todo un mundo nuevo de experiencias. ¿Sabes qué es lo mejor de todo? Descubrimos que sí somos el uno para el otro. Y quizás tener un departamento pequeñito fue lo mejor para los dos, porque siendo sólo ella y yo, necesitábamos estar apretados para poder pasar más tiempo abrazados.

El departamento y la experiencia fue linda por todo un año: hicimos reuniones con amigos, celebramos a solas, nos convertimos en una familia de a dos; pero apenas supimos que seríamos papás, y que vendrías a iluminar nuestras vidas, empezamos a preocuparnos también por cosas que jamás habíamos tomado en cuenta: ¿Dónde pondríamos una cuna? ¿Es la cocina lo suficientemente grande como para circular con un bebe? ¿Es un 5to piso, en caso de sismo, cómo salgo cargando a Valentina? Y demás interrogantes relacionadas a cómo afectarías nuestra vida. A esas interrogantes empezaron a sumarse consideraciones de mamá como la necesidad de tener una “vista”, pues siendo nuestro departamento uno interior nuestras ventanas daban sólo a las paredes de otros departamentos. (Yo sé que esto podría sonar a frivolidad, pero tienes que entender que hasta el día de hoy, la oficina de mamá está en casa, así que debía de volverse loca rodeada de paredes blancas sin opción a más).

Sin embargo, y la principal razón por la que dejamos ese departamento, fue que encontrándonos en una Lima en pleno boom de construcción, vivíamos en un edificio con no una construcción detrás. No dos, hija mía. Tres. Tres construcciones detrás, lo que estoy seguro aprenderás en algún momento, significan bulla, polvo, gritos, taladros, y toda la clase de fastidios auditivos que puedas imaginar, de lunes a viernes de 8 am a 5pm, y los sábados de 8am a 1pm. Y si bien mamá y yo aprendimos a convivir con la bulla por 1 año entero, al enterarnos que vendrías al mundo, no contemplamos ni por un instante que tú tengas que soportarla. Pues vendrías pequeña y frágil a un mundo difícil, donde lo mínimo que papá y mamá tendrían que asegurar sería que puedas dormir tranquila durante el día.

Así que sin dudarlo por un segundo, empacamos nuestras chivas y nos dedicamos a la cacería del departamento ideal para esta etapa. Del departamento con vista para mamá, en una zona bonita cerca a parques donde puedas corretear y jugar con nosotros, cerca a nidos y colegios, cerca a nuestras familias, y principalmente, lejos de cualquier bulla o alboroto.

Y así, querida hija es como concluyo la historia. El motivo de la misma es ayudarte a entender el poder que tienes sobre tus papis. El poder que representa la responsabilidad y el deseo de verte y hacerte lo más feliz posible en este mundo. Porque tus papis antes pensaban en 2, y ahora pensamos en 3. Y si antes podíamos vivir en un espacio pequeño, sin vistas y con bulla arrolladora 5 días y medio de la semana, el simple hecho de saber que existes y que llegarías a nuestra vida hizo que cambiáramos todo nuestro mundo, literalmente.

No me cabe duda que seguirás cambiando nuestra vida, y espero esos cambios con ansias. Cambios que irán desde el color de las paredes de nuestro hogar, hasta lo que encontremos en el refrigerador un domingo por la mañana. Mi vida, tiene ahora tu nombre y tu vida, mi apellido.

No puedo esperar a pintar las paredes de tu cuarto.

Papá.

P.D: No creas que papi no se divierte con la mudanza, créeme que también soy feliz en nuestro nuevo hogar!

 

 

 

 

 

 

24 pensamientos en “El poder de Valentina

  1. Le di click al link de Seren para conocer mas de su galan y bien… FELICIDADES A AMBOS! ganadasos los dos, es emocionante que compartan toda esa felicidad con sus lectores, que obiamente es contagiante y cambia totalmente el estado de animo, un abrazo para los dos! (digo los 3!) =D

    • Tienes toda la razón Elizabeth, yo personalmente tuve que abrir un blog para poder compartir la felicidad que tengo… no pude contener mis propios sentimientos 🙂

    • Jaja, gracias Beto! Para mi es muy raro pensar en todo lo que estamos viviendo y en lo que vendrá. Nuestra vida está cambiando, y estamos aprendiendo a disfrutar cada cosa. Es realmente una aventura especial. 🙂

  2. Chepis, chepis quien diria verte escribir asi de lindo, te sigo desde “la esquina del chepis”, y luego llege al blog de Vane, increible como ha cambiado tu vida, me alegra muchisimo que estes tan contento por la llegada de Valentina, Vane y tu hacen una pareja perfecta, mucha suerte en esta nueva etapa. Nos leemos!

    • Sofía, qué lindo que me sigas desde hace tanto tiempo! Yo mismo no puedo creer lo rápido que han pasado los años. Te agradezco mucho el comentario. Suerte!

  3. Me encanta el blog,qué tierno!! Me gusto mucho esta frase “Mi vida, tiene ahora tu nombre y tu vida, mi apellido.” Muchas bendiciones para tu familia!

  4. Casi lloro.son una linda familia ! Sigo a seren hace años y aunque no suelo concursar ni dejar comentarios..se puede sentir lo.felices que son!

    Que el señor cumpla todos los deseos de su corazón 🙂

    • Eres muy amable, y sé que Vane está muy agradecida con todos los que la siguen desde hace tanto. Gracias por los buenos deseos!

  5. Este es realmente un blog lleno de feeling :3 qué linda manera de relatar tu nueva experiencia… es realmente bello 🙂 dí con este blog gracias a la mamá de tu amada Valentina 😉 la sigo mucho y ahora obvio que te seguiré a ti.. muchos éxitos en su nueva etapa como pareja!! son lo máximo 🙂 espero con ansias vivir lo mismo con mi amado
    take care!
    Baio.
    Lu…

    PD: ya leí la versión de Vane de cómo se conocieron 🙂 me sacó más de una sonrisa, deberías poner la tuya tmb … el público merece las caras de la verdad jajaja xD

  6. Me encanta tu blog, el amor que le profesas a Seren y a Valentina, no hay duda de que será una niña con suerte, con los padres que le tocaron.
    Felicitaciones a los dos, y en setiembre ya serán felicitaciones a los tres.

  7. Hola Chepis 🙂 que blog tan fabuloso tienes. Me encanta leer la forma en que nos cuentas tus papapalabras… son realmente encantadoras.

    Hace un año recuerdo también haber leído en el muro de Seren sobre la mudanza que se les venía… y quería saber si podían tal vez compartir el dato de la empresa de mudanza, no se si tendrás aun ese dato. Muchas gracias!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s