La vida de acuerdo a mis fotos VII

Valentina dormida sobre papá

Pequeña princesa, han pasado ya muchos días desde mi última carta, y en estos días hemos hecho tantas cosas juntos que la única manera de contarte todo lo que ha pasado en nuestras vidas, es hacerlo a través de una séptima (y extensa) edición de “la vida de acuerdo a mis fotos”. En esta oportunidad, con varios videos también.

I .- La clínica

Valentina en la clínica Valentina en la clínica sonriente Valentina en la clínica dormida Valentina en la clínica

Estuviste malita. No sabemos por qué. El doctor finalmente nos dijo que aparentemente fue que comiste algo que te cayó mal, pues los análisis no indicaban una infección bacteriana ni viral. Simplemente algo que te cayó mal. Pero fue terrible verte vomitar, y no aguantar ni siquiera un trago de agua. Sin embargo, dentro de lo difícil que fue esa noche, tienes que saber que fuiste la princesa más guerrera y valiente que he visto. Aguantaste estoica que te pongan una vía, y lo primero que hiciste al llegar a tu camilla, fue sonreír como lo puedes ver en esa foto. Eres fuerte. Eres brava. Eres más valiente que yo. Y mamá no se separó un minuto de ti. Ella también es fuerte, valiente y brava. Las amo.

II.- Creces, a pesar de mis mayores intentos de detener el paso del tiempo.Valentina toma nota Valentina en el balcón Valentina y su crecimiento Valentina pañal huggies Valentina y su vestido Valentina la más cool Valentina se esconde en la cama

De acuerdo a tus Huggies, eres XXG. De acuerdo a la escala de medida que te regaló tu tía Katharina (Hallo Tante Katharina!) superas los 90 centímetros de estatura. De acuerdo a cualquier persona que llame por teléfono a casa, quizás superes el año y 8 meses, porque recibes el mensaje y tomas nota (aunque no entendamos la nota finalmente!). De acuerdo a mi, eres una bebita loca que se avergüenza y juega a esconderse entre las almohadas para no recibir besos que piquen por mi barba. De acuerdo a tus fans, eres una niña, porque con vestido y lentes tienes la actitud de una adolescente regia. ¿Qué hacemos hija? El tiempo está volando y tú creces, creces, creces, y no puedo más que celebrarte cada día, maravillarme con tu aprendizaje y quererte más y más.

III.- Por un par de días estuviste todavía con carita de acontecida tras los días en la clínica. Pero pronto te recuperaste por completo y celebramos mi cumpleaños. Cantaste feliz de la vida “ñuñeaños papapán”, me ayudaste a soplar las velas y comimos “toyta”. Algunos días después, ya completamente recuperada, pasamos un día de pantalones en la cabeza. Literalmente, pantalones en la cabeza. A veces hace falta cambiar un poco las cosas para tener una nueva perspectiva del mundo. Me enseñas eso cada día. Valentina en Tottus Cumpleaños de Papá

Valentina pantalón en la cabeza Valentina con el pantalón en la cabeza

IV.- Amas a los animales pequeña. Y aunque no podamos tener uno en casa todavía, y a sabiendas totalmente que el gato que vive en mi iPhone no puede ser considerado una mascota para ti, demuestras cada día que pasa que tienes una curiosidad enorme por todos los “pajayitos”, los “guaguaus”, los “tatos” y que esa curiosidad está llena de la más enorme alegría y amor. ¿Será que la dulzura es una cualidad inherente a los bebés, o es que forma parte de tu carácter? No lo sé, mi amor. A estas alturas quizás sea difícil distinguirlo, sin embargo me llena de paz verte tan amorosa y saberte llena de amor y generosidad.

Valentina y un perrito

Valentina y Bilbo

V.- Justo para mi cumpleaños llegó tu mamama, con quien tuviste la oportunidad de pasar algunos buenos ratos, ya que se quedó con nosotros justo hasta antes del día de la madre en mayo. Y aunque no pudimos abrazarla ese mismo domingo porque ya había regresado a Chile, tuvimos la suerte de  celebrar con ella un día de la madre anticipado. El día de la madre oficial, lo pasamos por un momento en casa desayunando rico con mamá, le entregamos su tarjeta, sus chocolates, flores y el regalo que escogimos juntos para ella. Por la tarde fuimos a almorzar con tu otra mamama, y a darle besitos por ser la mamá de tu mami. Finalmente regresamos a casa y pudimos terminar el día con una peli (que naturalmente vimos por muchos pedazos y con todas las interrupciones del caso), y con mucha “chichita”.

Valentina y Mamama

Valentina dándole de comer a su abuela

Valentina y Serendipity

Valentina come canchitaVI.- Me recuerdas tanto a mi… tanto cuando te detienes a escuchar una canción, cuando celebramos el 4 de mayo – día de Star Wars – (May the fourth be with you!), o cuando entierras la nariz en un Pinkberry. Tu amor por la cocina, por los dulces, por el tomate. Cuando bailas, cuando saltas como loca, o cuando decides que es momento de pintar, sea donde sea, y ya terminas pintando en tu cuaderno, o en mi cara. Y amo verme en ti, en todo lo que haces, pero sobre todo en tu alegría y en tu amor. En esa forma que tienes de venir caminando hacia mi y abrazarme sin decir nada. Suele ser el mejor momento de mi día.

Valentina comiendo Pinkberry

Valentina con bigotes Valentina Star Wars Valentina con audífonos

 

VII.- Creces, y te vas volviendo cada vez más una niñita. Una niña pequeña a quien se le ha soltado la lengua en estas semanas de una forma increíble. Dices palabras complejas, como delicioso, así como distingues todos los colores de tus crayolas, y las seleccionas con total seguridad. Ya aprendiste a decir que sí, lo cual es un cambio agradable luego de tantos meses escuchándote decir sólo que no. Hasta sostenemos pequeñas conversaciones intercambiando un par de frases perfectamente comprensibles. Es inevitable empezar a verte pues, como una personita con libre albedrío, y con un concepto cada vez más claro de lo que quiere, y de la independencia que tiene para lograrlo. Comes solita (aunque con ayuda todavía), y te descubres cada vez más capaz de hacer más de una cosa al mismo tiempo (multitasker después de todo!).

bruschetta

Valentina y el huevo de pascua

Valentina Olive Peru

Y aunque a veces me duele un poquito el que dejes de ser mi bebita pequeña, tengo que decirte que el que seas mi pequeña niña me tiene totalmente emocionado. Esto de la paternidad primeriza es una cosa loca. Cuando sientes que has dominado ya algo, esa etapa pasa y comienzas a experimentar una completamente nueva. Y así, creo que contigo todo será siempre un constante aprendizaje. ¿Será por eso que dicen que los niños son los mejores maestros? Valentina dormida en el auto Valentina viendo tele Valentina en el balcón

VII.- El Mundial de fútbol. Tienes que saber pequeña, que aunque Perú todavía no ha llegado a un mundial, nosotros hinchamos por Alemania. Porque tu Opa es alemán, tu papá es alemán y también tú tienes la nacionalidad. Así que mientras esperamos que el fútbol peruano nos regale esa alegría, podemos saltar de emoción con cada partido de la selección alemana. Así es mi pequeña limeña mazamorrera, tienes lo mejor de dos mundos. A tu Perú hermoso, y a tu selección alemana. ¡Qué suerte la tuya! ¡Ojalá y campeonemos este año! ¿No sería divertidísimo que guardemos esa camiseta tuya, para que cuando seas grande recuerdes que fuiste una pequeña bebé que usó su camiseta durante todos los partidos del mundial en el que campeonamos? Yo creo que sí. Ojalá tengamos suerte. De todas maneras guardaremos tu camiseta, porque te la trajo tu Opa desde Alemania en Navidad, y como todo lo que te regala tu Opa, viene con todo el amor del mundo.

Valentina selección alemania Valentina selección alemania

Eso es todo por el momento, pequeña. Yo sé que te he extenuado con esta carta tan larga y llena de fotos. Y lamento mucho no haberte escrito antes. Te prometo que tuve una muy buena razón para no haberlo hecho, ya que he estado totalmente comprometido con un proyecto que sé que te va a gustar mucho. Es una sorpresa, y todavía no puedo hablarte de él para no salarlo… pero pronto, muy pronto lo sabrás.

Te amo pequeña loca. Hoy tuve la oportunidad de terminar esta carta porque me quedé en casa tras un fuerte malestar estomacal, así que mientras tipeo estas últimas letras, estás a mi lado sentada en el piso, crayola en mano llamándome cada 20 segundos para que revise tu obra de arte. De verdad, me encantaría tener el privilegio de verte todos los días así, y no a través de una fotografía desde la oficina. Pero la vida me ha enseñado que uno tiene que estar donde tiene que estar, y tiene que hacer lo que tiene que hacer. Así que seguiremos adelante, juntos, siempre juntos.

Te amo, pequeña (y ya gran) bebé. Eres una loca.

Papá.

28 pensamientos en “La vida de acuerdo a mis fotos VII

    • Que hermosa carta yo tengo un bebe que el 5 de setiembre cumple 2 años, pero es el 3ero. termino exhausta pero estas cartas me hacen reflexionar sobre la paciencia que debo tener con él porque a diferencia del mayor que ya cumple 15 años en 15 días, mi último bebe tiene otro chip.

      • Wow! En primer lugar, qué trome Katterin! En segundo lugar, estoy completamente seguro que sí, tu último hijo de todas maneras viene con otro chip, y te encuentra a ti en otro momento de tu vida. Disfrútalo y aprende de él, tanto como él aprenderá de ti, de sus hermanos y del mundo. Un beso!

  1. “Pero la vida me ha enseñado que uno tiene que estar donde tiene que estar, y tiene que hacer lo que tiene que hacer” que buen Post Jose, Valentina sabrá atesorar cada una de estas cartas! (lagrimita incluida) Saludos!!

  2. No se puede disfrutar siempre de la perspectiva masculina sobre la paternidad y tus post aportan mucho a esta nueva curiosidad que surge en mi sobre ser o no ser mamá. Todo pasa por algo y aunque a veces no parezca bueno, casi siempre lo es, excelente post de recuperación 🙂 No te pierdas es bonito ver crecer a Valentina, a ti y a Vane a través de las letras.

  3. Valentina esta preciosa, me fascina ver a un niño comer tan rico y bailar con tanta alegría. Yo tengo dos de 6 años y de 3 años, y es cierto cada día es algo nuevo y diferente, por que lo hiciste con el primero, no será igual que con el segundo. Pero todo es parte de un aprendizaje constante y bueno, aunque a veces te dan ganas de jalarte los pelos 🙂 Por ellos y para ellos es todo lo que hacemos y lo que somos, a veces nos toca cerca, a veces nos toca lejos, pero mientras que lo poco o mucho que nos toque sea significativo todo estará bien.
    Valentina tendrá algo muy lindo que leer cuando este grande.

  4. Que hermosa carta!, Toda esta belleza, va a disfrutar Valentina, toda su vida. Siempre podrá ver cómo su padre la ama tanto y la toma en cuenta en su existencia. No siempre los padres pueden expresar su amor tan finamente, sigue así y nunca cambies!

  5. Hermoso tu post ❤
    Y es la canción de ABBA lo dice todo…

    …I really see what´s
    in her mind
    each time I think
    I´m close to knowing
    she keeps on growing
    slipping through my fingers
    all the time

    Sometimes I wish
    that I could freeze
    the picture
    and save it from
    the funny tricks of time
    slipping through my fingers…

    Y sí, se seguirán escapando cada segundo a lado de nuestras niñas, pero hay que disfrutarlos tanto como se pueda.
    Un abrazo grande para ustedes 3 de nosotros 3 🙂

  6. Qué maravilloso todo lo que compartes de la pequeña Valentina o baby V! 😀 Te agradezco de todo corazón por compartirlo, tengo una chiquitita menor por un año y con cada post tuyo y de Vanessa me proyecto a lo que se me viene pero además he sabido sacarle el jugo a cada momento a su lado. Lindos mensajes, lindas fotos! Qué rico es ir descubriendo esta nueva e increíble forma de amar! Bendiciones! 😀

    • Qué lindo Mónica! Y ese es el espíritu! El tiempo que nos regalan como bebés es tan cortito que hay que disfrutarlo al máximo. Un beso y gracias por compartir con nosotros!

  7. q hermoso! los sigo a ti y a Vane desde antes que sean enamorados, luego través de toda esta historia de amor! leo cada uno de sus post y estas cartas en especial me llenan d emoción!!! porque la relación de padre e hija es sumamente especial, adoro a mi papa y en tus cartas me imagino lo que quizá él sintió cuando fui pequeña. Cuando tenga un bebe haré lo mismo que tú 🙂 suerte en tu nuevo proyecto 🙂

  8. Que buena nota. Y que paciencia! Yo que escribo 400 palabras una vez a la semana sobre mi hija, a veces no encuentro como decir todo lo que quiero. Y sobre todo en esta edad en que todo cambia tan rápido. Me tocó con mi Valentina cuando tenía un año, todo el asunto del hospital y la venoclisis y demás. Estuvo una semana y se me hizo una eternidad por la preocupación. Ahhh y coincidentalmente, nosotros (que no tenemos equipo en el mundial), también somos hinchas de Alemania. Saludos desde Panamá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s