Sí y no.

Valentina sacando la lengua

Hola gatita, ¿cómo estás hoy? Siempre que empiezo a escribirte me pregunto casi en automático ¿qué estarás haciendo cuando leas el blog? ¿En qué momento de tu vida te encontrarás? Nunca tengo una respuesta. Sólo espero que cuando pase, leer a tu padre te haga tan feliz como a mi escribirle a mi preciosa hija.

Tengo que contarte que has llegado a un nuevo hito en tu vida. Hasta hace unos meses, una de tus palabras favoritas era “no”.

¿Quieres dormir? No.

¿Quieres comer algo? No.

¿Más leche? No.

Y aunque en muchos casos sí querías dormir, sí tenías hambre, o sí querías más leche, tu respuesta negativa era automática. Generalmente repetitiva y acompañada del movimiento pendular de tu dedito índice. Ño, ño, ño. Ño papá. Ño mamá. Ño.

Lo cual fue muy divertido en su momento, porque hacías que nos cuestionemos el simple hecho de preguntarte las cosas. Como vi alguna vez en una entrevista a un comediante con mucha experiencia sobre paternidad, en la que el conductor de televisión le pedía ayuda porque su hija nunca comía. El comediante le pregunta ¿Y por qué no come? y el conductor le responde “No lo sé! Le pregunto, ¿quieres panqueques? No. ¿Quieres huevos con tocino? No. ¿Quieres pan con mermelada? No. Nunca quiere nada!” y el comediante le dice “Ah… ahí está tu error. ¿Para qué preguntas?”. Del mismo modo nosotros nos cuestionamos preguntarte las cosas, porque tu respuesta automática iba a ser negativa, haciendo incluso más difícil que podamos llevar a cabo cualquier tarea, porque tras responder negativamente, nos querías dejar muy en claro que ÑO ibas a colaborar.

¿Nos lavamos los dientes? Ño.

¿Nos ponemos pijama? Ño, ño, ño. Ño tuto. Ño quelle.

Ño quelle. Ño.

Valentina haciendo muecas

Lo cual hasta cierto punto es súper divertido, pero llegado el momento de lavarse los dientes, ponerse la pijama, ir a dormir, la diversión empieza a convertirse en frustración cuando claramente ÑO quieres hacer nada de eso.

Tal y como la confusión llega cuando ÑO quieres comer, y acto seguido nos persigues a cualquiera que tenga una galleta en la mano gritando “Ñam ñam!? Ñam ñam!”

O como cuando ÑO QUELLE comer, pero a los dos minutos gritas “HELAYO!”.

Valentina Huggies comiendo helado

Sin embargo, desde hace un par de semanas, de tu boca brotó el primer SHÍ de tu historia. De nuestra historia. Y es algo magnífico escucharte decir que SHÍ. Porque significa que en tu mente, los conceptos del negativo y el positivo están empezando a formarse. Y a través de esos dos conceptos, tu conducta, y la consecuencia de tus actos se condicionan directamente de tus decisiones y tu forma de comunicarte con nosotros. Desde hace un par de semanas entre tú y nosotros existe un puente, que hasta entonces no existía. Oh shí!

Ahora, cuando te preguntamos ¿Tienes hambre? respondes muchas veces que shí. Y recibes tu comida. Y la disfrutas. Si dices que ño, pues esperamos un rato. Cuando te preguntamos si quieres leche, y dices que ño, te respetamos, y esperamos a que 15 minutos después nos pidas “¿más lete?”. Incluso cuando estás a punto de dormir, cuando tradicionalmente dabas vueltas en la cama con los ojos cerrados diciendo que ño ibas a hacer tuto, ahora respondes shí a la pregunta ¿tienes sueño, quieres dormir?. Y acompañas tu shi de un “¿arrurrú?” para que mamá o papá (dependiendo de tu preferencia ese día) te cantemos algo antes de dormir.

Y aunque esto no significa que hayas dejado de ser compleja, o de querer primero estar en tu silla, y 3 minutos después sentada encima de la falda de tu madre, sí significa que entablamos una comunicación de dos vías que tiene sentido. Valentina en su silla

Valentina sobre mamáSignifica que estás interiorizando cada vez más cosas. Que entiendes que existe una diferencia cuando nosotros mismos te pedimos que no hagas algo, o cuando te decimos que sí lo puedes hacer. Y que sabes que respetaremos tus decisiones, cuando nos dices que no quieres algo, o que sí lo quieres. Porque es maravilloso ver que tu aprendizaje pasa por descubrir las consecuencias de tus decisiones, de tu experimentación de la vida. Y aunque nunca te dejaremos meter los dedos al enchufe, o algo similar, estamos dispuestos también a experimentar la vida contigo, descubriéndola a través tuyo.

De la manito. Como siempre. Te amo gatita loca. Y aunque a veces te diga que no, tendrás que saber que tú me lo has dicho más veces a mi que yo a ti.

Espero que estés donde estés y hagas lo que hagas cuando leas esto, estés bien. Estés contenta. Estés sonriendo.

Te amo.

Papá.

Valentina caminando de la mano

11 pensamientos en “Sí y no.

  1. Lindo mi Jose querido!!   “Nuestas voluntades no se venden, nuestras convicciones no se negocian, nuestros ideales no se doblegan, nuestros derechos no se pisotean”  

  2. Me ha hecho recordar algunas anécdotas que me cuentan mis padrea sobre cuando era peke. Muy lindo!! Que siga el blog forever! shí!!!!!!

  3. El clásico ño ño ño! Mi bebe también ya aprendió que existe el si y eso nos hace sentir mucho mejor!! Me sentí muy identificada con todo lo que escribiste :)! Lindo y cierto todo 🙂

  4. Felicidades José, por tus posts, tu libro y la entrevista en el comercio, bien merecido ese espacio. Disculpa, donde puedo encontrar tu libro?
    Ah y sobre todo! Felicidades por el don que tienes para expresarte y tus musas inspiradoras 🙂
    Cariños para los tres.
    Karla

    • Gracias Karla! Mira, la editorial me dice que el libro lo puedes encontrar en toda la cadena de librerías Crisol, Britt (aeropuerto), Virrey Miraflores, Librería Sur, Ibero Larcomar, Communitas. Esta semana les está llegando a las demás Ibero y La Familia. Y debería estar en los próximos días en Wong & Metro (los que tienen sección de libros). Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s