21 días para cambiar el mundo: Día 4. Las cosas simples que sí importan

Valentina y Serendipity NavidadBuenos días princesa navideña! No sabes cómo me encanta esa foto! Mamá y tú preparando cositas navideñas para una sesión de fotos. Hermosas. En serio que soy el papá y el esposo más suertudo del mundo. Las amo!

Te cuento. Acabamos de salir de un fin de semana un poco largo (el lunes fue feriado) y este fin de semana quise aprovechar para observar un poco nuestra dinámica familiar, pensando en hacer pequeños ajustes para cambiar nuestro mundo. Para cambiar el mundo desde nuestra familia. Y se me ocurrieron dos cosas.

Dos cosas muy simples, que a su vez para mi son muy importantes. Especialmente ahora que eres pequeña, momento perfecto para hacer esos pequeños ajustes en nuestro comportamiento, para darte el ejemplo y crecer juntos como la familia que queremos ser.

1.- Tender las camas por la mañana.

Desde hace aproximadamente un par de meses duermes en tu cama propia. Por el momento es una cama que heredaste de mamá, mientras vamos pensando en hacer una cama linda para ti – mamá está diseñando una cabecera que vaya con toda la decoración de tu cuarto. Además, duermes todavía con la camita pegada a la pared por un lado, y con una baranda de seguridad al otro para que no te pegues un golpazo en mitad de la noche en alguno de tus giros acrobáticos nocturnos.

Y como la de todos, tu camita amanece destendida y completamente desarreglada cada mañana. Tradicionalmente te despiertas, llamas a mamá o a papá, y te pasas a nuestra cama por una media horita antes de que nos levantemos.

Cuarto Valentina cama destendida

 

Luego de levantarnos todos empezamos nuestra dinámica frenética típica de nuestra vida: correr y correr para alistarnos, para ir volando al trabajo, desayunar en el camino, etc. Y así, dejamos una tarea tan sencilla como tender nuestras camas de lado porque nos hemos acostumbrado a depender de alguien más para algo tan nuestro y tan vital.

¿Por qué vital?

Porque lo creas o no, tender nuestra cama cada mañana tiene un valor intrínseco que a veces no queremos ver.

En primer lugar, tienes que confesar que cuando la cama está tendida, el 70% del cuarto se ve más ordenado. Con la cama destendida todo parece fuera de lugar. Así, con el simple acto de hacer la cama, es mucho más sencillo darse cuenta lo que hay que poner en su lugar para terminar de ordenar el cuarto.

En segundo lugar, hacer la cama es un acto simbólico de responsabilidad que tiene un beneficio inmediato y real.

A lo largo del día vamos a enfrentar una serie de retos y desafíos. Vamos a hacer lo posible por resolver una cantidad de problemas. Desde ir al cole, al trabajo, o enfrentarte al tráfico, a lo largo del día nuestra energía se ve dedicada a quemar etapas. El primer desafío de nuestro día es precisamente, tender nuestra cama.

¿Por qué es tan importante? Porque salvando este pequeño desafío, creamos instantáneamente nuestro primer logro del día. Nuestro primer problema y nuestra primera solución. Nuestra primera satisfacción del día. Y esta primera satisfacción es muy importante porque por la noche, cuando terminamos el día, cuando nos hemos enfrentado a una cantidad de retos y problemas con resultados positivos y negativos, terminamos echándonos en esa cama. Y es particularmente satisfactorio echarte en esa cama tendida, fresca, limpia, producto de nuestra primera obra del día.

¿Te das cuenta ahora? Así que este fin de semana, antes de hacer cualquier otra cosa, nos dedicamos a tender las camas. Y así lo haremos cada día. Aunque estés tan cansada o llena de flojera que te tires por todos lados.

Cama Valentina tendidaValentina tirada en la ropa de camaValentina tirada en el sueloValentina tirada en la cama

2.- Desayunar en familia

Este es quizás uno de los puntos en los que quiero hacer mayor énfasis, y que quizás sea el más difícil de cambiar.

Desde que mamá y papá viven juntos, antes de que llegues a nuestra vida, mamá y papá han vivido muy metidos en su vida frenética laboral. Papá desayunaba parado en la cocina, y terminaba en la oficina con un par de cafés.

Mamá, por su lado, desayunaba una taza de café temprano, otra un poco más tarde, y recién comía algo una hora después – ella hace mucho ejercicio también, así que come luego de ejercitarse. Nunca logramos sentarnos en una mesa para desayunar juntos porque tenemos ritmos distintos. Y ahora estás tú, que tienes un propio ritmo que ha cambiado nuestras vidas totalmente.

Sin embargo tanto mamá como papá entendemos la importancia del desayuno como primera comida del día. Como primer impulso de energía para poder enfrentarte al mundo. Y tu mundo princesa, es grande, grande, grande. Y tú necesitas toda la energía del mundo porque quieres comértelo entero.

Además, siento que este ritmo frenético de vida dificulta la posibilidad de conectarnos como familia. Cada uno corre a un ritmo distinto y por su propio camino. Y eso no es saludable como familia. Poder sentarnos todos al mismo tiempo, no importa si comemos cosas distintas, o tenemos que salir volando, es vital. Necesitamos poder sentarnos, mirarnos las caras, sonreirnos, desearnos un lindo día, alimentarnos y construir así la familia que queremos ser, a partir de empezar nuestros días como queremos que empiecen.

Así que este fin de semana hicimos ese pequeño esfuerzo extra. Y descubrimos que nuestro comedor funciona principalmente como oficina. Problema número dos a superar. Lograr poner cada cosa en su lugar, y jugar a poner juntos la mesa. Nota princesa que ya no usas vasos de plástico. Quiero que aprendas a usar vasos reales de vidrio, porque en casa creemos en #escogevidrio y porque es la mejor forma de que te acostumbres a cuidar las cosas. Y déjame decirte que lo haces muy bien. No has roto nada de nada, y cuando rompas algo (porque va a pasar), aprenderemos a no tocar nada y dejar que papá y mamá limpien todo.

Mesa desordenada

Nótese que tus amigos Goofy y Minnie nos acompañaron a poner la mesa, así como te acompañaron a tender las camas. Mesa desayunoY preparaste tu especialidad! Huevitos revueltos! Eres una trome en la cocina. Yo creo que pronto tendremos que inventar un proyecto de cocina juntos. Me encanta esa idea! Sólo necesito encontrar un poco más de tiempo. ¡Dios, cómo quiero tener más tiempo contigo! Valentina huevo revuelto

Valentina desayunando

 

El resultado final princesa, es que nos sentamos a desayunar en familia, y no sólo comiste mejor (estoy convencido que comer juntos, vernos comer, te estimula a probar más cosas y comer mejor) pero hablamos. Sonreímos. Nos divertimos. Y nos sentimos más familia que nunca.

Porque son estas, las cosas pequeñas y simples, las que mantienen junta a una familia. Y es muy importante para nuestra pequeña familia crecer como una familia cercana, feliz. Tienes que tenernos paciencia. Ni mamá ni papá hemos crecido sabiendo cómo ser padres, o cómo guiar una familia. Sólo tenemos los ejemplos de las nuestras, y nuestras ganas de hacer las cosas bien. Así que espero estar haciendo siempre lo correcto. Sea como sea, tienes que saber que todo lo hacemos con y por amor. Porque amamos estar juntos, queremos estarlo siempre, y porque queremos que crezcas lo más feliz posible.

Te amo princesa. Espero que cuando leas esto, sigamos tendiendo las camas y preparando huevitos juntos.

Papá.

P.D: Mamá y tú son mi adoración!

Valentina y Serendipity

 

 

24 pensamientos en “21 días para cambiar el mundo: Día 4. Las cosas simples que sí importan

  1. Gracias Jóse querido por compartir este PapaPalabras!!!:Cariños,tuNydi “Nuestas voluntades no se venden, nuestras convicciones no se negocian, nuestros ideales no se doblegan, nuestros derechos no se pisotean”  

    • Pues es verdad… a veces me doy cuenta que no estoy teniendo una actitud correcta y trato de corregirla, pero es un constante aprendizaje. Creo que lo importarte es darse cuenta de eso. 🙂

  2. Leo todos tus post! y en los últimos hablas sobre elegir vidrio, qué paja! quiero hacer eso.
    Mira este link que encontré que habla sobre una chica que elige no producir más basura, se ve medio imposible (al menos desde mi perspectiva) pero se puede amoldar las ideas a la vida de cada uno, no crees? Te lo dejo por si quieres revisarlo, justo va con toda esta idea tuya de cambiar el mundo desde la familia 🙂 Gracias por eso!
    http://www.mindbodygreen.com/0-16168/i-havent-made-any-trash-in-2-years-heres-what-my-life-is-like.html

    🙂

    • Qué paja el link! De hecho un poco imposible como dices, pero lo importante es ponerse a pensar en cómo uno puede hacerlo más posible desde su realidad, no? Lo de #escogevidrio es genial. A mi me encanta 🙂

  3. Hola! déjame darte un fuerte aplauso, mi esposo y yo nos acabamos de casar y todos los fines de semana desayunamos juntos, o la gran mayoría, luego a andar en bici 🙂
    En Lima es muy difícil poder hacer lo que propones, la misma vida te lleva. Yo soy de Piura, y aquí tenemos horario partido, solo hasta la 1 pm. y regresas 3.30 (en verano a las 4, es lo máximo), y en mi trabajo consideran por filosofía que el horario de almuerzo es el horario donde se reúne la familia y te da tiempo para llegar a casa, almorzar, hacer “la famosa siesta”, bañarte, y regresar fresco a trabajar, es muy bueno, esto es lo que más me gusta de vivir en provincia y sobre todo de trabajar donde lo hago, así me ofrecieran más lo pensaría más de 02 veces porque en cualquier momento vienen los bebés 🙂
    Un abrazo y felicitaciones.

    • Gracias Cynthia! 🙂 Lima es muy difícil efectivamente, pero uno tiene que encontrar la oportunidad. Qué rico vivir en Piura! Qué envidia! 😀

  4. Chepis, es la primera vez que veo (leo) que un hombre entiende mi posición sobre tender la cama… excelente rutina, con ello Vale aprenderá muchas cosas.

  5. me parece genial… mi papá es el que nos mueve a todos para que desayunemos juntos antes de que cada uno vuele a sus actividades de trabajo, colegio y universidad. Todos los días nos sentamos los 6 a desayunar, aunque tengamos que despertar más temprano. Es precioso tener ese tiempo con mis papás, mis hermanos.. aunque luego no los pueda ver hasta muy tarde, comenzamos juntos siempre. =)

  6. Valentina, pero si eres una enana bandida que ama estar echada! Ni el piso se salva!!!

    Lo de las camas me parece bien…PERO no olvides sacudir bien antes de tender. Te digo que cuando vivía en una ciudad muy húmeda, dejaba la cama destendida porque no me alcanzaba el tiempo en la mañana para todo el ritual (con buena sacudida), me parecía más saludable. Acá en Arequipa sí la tiendo en la mañana, aunque la dejo sin tender al ir al gym (pero eso es muuuy temprano) y de regreso recién lo hago. Siempre es bueno que la camita esté aireada.

    Mándate a hacer unos muebles lindos para que puedas poner tus cosas de trabajo fuera de la mesa. Y para que los pequeños compañeritos Pluto y Minnie tengan un lugar cómodo en la mesa :p

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s