Tener “la parejita”

Valentina & Sebastian

Desde familiares y amigos íntimos hasta conocidos celebraban tu llegada, Sebastian, como debe celebrarse la llegada de cualquier bebé al mundo: con amor y entusiasmo. Y durante estas celebraciones, no faltaron nunca las alegres frases llenas de buena voluntad y entusiasmo que exclamaban “Qué lindo! Ya tienen la parejita! Ahora sí continuará el apellido!”.

Y sí, es cierto. Ya tenemos la parejita. Y continuará el apellido. Y aunque esta nunca fue mi preocupación, como tantas cosas del mundo que nunca me preocuparon hasta que me convertí en padre, pensar en lo que esto realmente implica me quita el sueño. Tengo la parejita, pero la situación para mis dos hijos en este mundo, está lejos de ser pareja.

Hijos míos, ustedes gozan de nuestro amor incondicional. Ambos han nacido fruto del deseo de tener hijos, de formar una familia, de criar seres humanos llenos de amor por la vida y por los demás. Han nacido producto de nuestros sueños e ilusiones. Han nacido ambos en la misma ciudad, en el mismo país, y en la misma familia.

Ambos han nacido bajo la misma nacionalidad, posiblemente estudiarán en el mismo colegio, y tendrán de nosotros el mismo apoyo para todo lo que hagan en la vida: apoyo incondicional.

Pero no tendrán las mismas oportunidades. Porque aunque sean hermanos, aunque provengan del mismo hogar, tengan la misma educación, los mismos padres, y la misma vida, Valentina tiene un futuro más complejo. Porque en el Perú, sólo el 30% de mujeres ocupa cargos de alta gerencia. En el Perú, las mujeres trabajan en promedio 9 horas más que los hombres, y reciben un salario menor. En el Perú, la tasa de feminicidios es impresionantemente alta, y el machismo es un animal rampante que no tiene fecha de expiración pronta.

El amor por mis hijos es infinito. No encuentro manera de medirlo. Para mi, ambos ocupan un espacio en mi corazón tan igual, tan importante, tan necesario. ¿Por qué es que en la vida y en nuestra sociedad esto no es así? ¿Por qué hombres y mujeres tienen, a vistas del mercado, de la sociedad, de la industria, un valor distinto?

Sebastian, hijo mío, espero que en tu futuro, esta brecha se haya estrechado o eliminado, y que ayudes a que así sea. Valentina, hija mía, tendrás que luchar más, pero eso no te hace menos valiosa, todo lo contrario. Porque más allá de ser la parejita, son mis hijos. Son hermanos, y estarán juntos para siempre.

Los amo con el alma, y es por este amor que nosotros haremos lo que nos toca. Les enseñaremos sobre igualdad, sobre la necesidad de reconocerse como pares, en sus deberes, responsabilidades y oportunidades. Los amaremos con la misma intensidad, y los educaremos con la misma firmeza, con la misma pasión, con la misma manera de pensar. Y esperamos que en su generación, esta educación marque una diferencia.

Los amo.

Papá.

6 pensamientos en “Tener “la parejita”

  1. Me encanta! cuanta verdad hay en tus palabras, empezamos siempre en casa, como padres tenemos una gran tarea, felicidades por la “parejita” jajaja muchas bendiciones a tu familia 🙂

  2. Muy cierto, me sentí identificada porque tengo una hija de 2 años, no es justo por las oportunidades que tenemos la mujeres, sólo desde el hecho de quedar embarazadas, el poco apoyo de los empleadores a brindar las condiciones necesarias para continuar con la lactancia después del descanso post natal, la mala cara que te ponen si pides permiso por que tu hija o hijo esta enfermo y nadie mas que tu tiene que cuidarlo, la poca compatibilidad que existe en nuestra sociedad de ser madre y profesional a la vez y desarrollarte en una empresa, es complejo, pero esperemos que esto cambie poco a poco para el bien de nuestros hijos, felicitaciones por tu hermosa familia, yo también quisiera la parejita pero será lo que Dios nos mande, para el próximo año esperemos

  3. Hola! me encantan tus posts. La verdad que escribes muy bien y sobretodo que nos dejas una enseñanza siempre. Mi esposo y yo no somos padres aún, quizás la naturaleza todavía nos sigue preparando, pero déjame decirte que grabo cada mensaje que le das a Valentina y ahora a Sebastian. Dios te bendiga y bendiga a tu familia. Ojalá más padres fueran como tu. Un gran abrazo, Patty

  4. La vida te ha recompensado con los frutos que hoy dia vemos y apreciamos, el cambio de actitud a la vida ha hecho de ti una gran persona y eso lo pude apreciar la primera ves que te conocí, emanas ternura y misericordia, para con los demás. Mi admiración hacía tí.

  5. Mi José es demasiado hermoso como para disfrutarlo sóla, así que los posteé sin preguntarte antes, avísame si no corresponde para sacarlo al toque, sino, alblicias!!TuNydita “Nuestas voluntades no se venden, nuestras convicciones no se negocian, nuestros ideales no se doblegan, nuestros derechos no se pisotean”  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s