Verano 2017, parte 1.

El verano se desató con furia, mis enanos locos. Hace un calor de la patada, y el país está sufriendo varios estragos como consecuencia del cambio climático. Hay lluvias extrañas en Lima, huaycos en múltiples partes del país, y en toda la costa nos estamos sancochando vivos.  Felizmente ustedes dos tienen la suerte enorme de no tener que ir a trabajar y estar de vacaciones, (bueno Sebastian técnicamente vive de vacaciones hasta que empiece el nido en un año y medio), pero lo cierto es eso. Tienen la suerte de poder vivir chapoteando, y eso es algo por lo que agradecer siempre, no todo el mundo tiene esa suerte. img_9066

img_8898

img_8908

Una de las cosas ricas que traen las vacaciones siempre consigo es la visita de sus abuelitos que vienen desde Chile. Para mi ha sido maravilloso verte Valentina, apachurrada a tu abuelo tirada en la cama viendo películas, y a él tan amoroso y cariñoso contigo, así como pendiente y jugando con Sebastian. Escuchar a mi mamá hablar y hablar con Valentina sobre tantas cosas me divierte sobremanera. Sin duda, ver a mis papás con ustedes siempre me llena el corazón, y me hace recordar muchas cosas de cuando era niño. Definitivamente creo que nuestras vidas, y principalmente sus vidas, pequeños chiquitines, van a cambiar cuando sus abuelos regresen a vivir a Perú, y eso entiendo que ocurrirá a finales de este año, lo cual es genial.

img_8919

img_8917

Incluso aprovechamos que tus abuelos estaban en Lima para bautizarte gordo!

img_8970

Eres oficialmente un angelito bautizado! Pero ya te contaré más sobre eso en otra carta, porque todavía tengo que descargar las fotos de la cámara, y no quiero que se pierdan sin subirlas a su blog, para que las tengan para el futuro.

En marzo Valentina, empiezas el Kindergarten del colegio, y ese cambio traerá consigo muchas otras cosas de las que no somos conscientes todavía. Para empezar, por primera vez vamos a tener que preparar loncheras! Hasta ahora estuviste en un nido donde la lonchera era compartida, así que la llevábamos cada ciertos días y para todos los niños, fuera de eso no nos preocupábamos más. Del mismo modo, los horarios, las idas y vueltas, dejadas y recogidas representan una logística a la que no estamos acostumbrados. ¿Pero sabes? Nos vamos a divertir, eso te lo prometo. Felizmente tenemos la enorme suerte de vivir cerca al colegio, y yo tengo la increíble fortuna de haber conseguido una oficina maravillosa a 5 minutos de nuestra casa. Así que creo que vamos a poder gestionar todo con mayor suerte que la mayoría de gente. Hay que estar agradecidos al cielo por eso también.

En relación a la oficina nueva, vamos avanzando mis pequeños saltamontes. Quien sabe si cuando lean esto esa oficina habrá pasado ya a la historia o seguiremos ahí, o si la empresa ya es lo suficientemente grande como para no tener que preocuparnos de otras cosas o si por el contrario esta aventura no terminó bien. Lo importante es que vamos avanzando, costó un poco despegar el Jumbo pero ya está en el aire y ahora solo tenemos que preocuparnos de que tenga la suficiente gasolina para llevarnos hacia donde queremos ir. Y esto representa mucho trabajo, muchísimo empeño y mucha paciencia. Lamentablemente a veces parece que el Perú es un país donde hay más trabas que facilidades para ser un emprendedor o empresario independiente. Quizás las cosas cambien cuando ustedes lean esto, pero me queda claro hoy en día que quienes han podido hacer empresa en este país, son dignos de admiración.

Miren cómo está quedando la oficina estos días de verano! (Todavía nos falta el aire acondicionado, así que aunque sea vea linda, todavía nos sancochamos por la mañana). Felizmente corre mucho aire y después de almuerzo el calor pasa, pero las mañanas son un horno. Con suerte ponemos el a/c en estos días, a riesgo de derretirnos si no lo hacemos pronto.

img_8879img_8863

img_9099

Me encanta la idea de que pasen por la oficina después de clases y se quedes jugando y haciendo tareas aquí. Si algo tenemos en común todos los que trabajamos aquí, es que este espacio debe ser una extensión de nuestra familia, y no un espacio donde nos aislamos de ella. Nos debemos a nuestros hijos, los adoramos, y queremos que sientan que tienen siempre un espacio aquí.

En casa, las cosas van con calma. Sebastian, eres un relámpago dorado. Gateas a la velocidad de la luz, siempre murmurando algo o gritando “Tititiiiii” mientras avanzas a toda máquina. Eres un travieso que quiere caminar a sus 10 meses con todas sus fuerzas. Te pones de pie solo, y estás al borde de dar tus primeros pasos, lo cual nos tiene a todos en ascuas. Luego te sientas, y nos miras a todos con esa cara de pícaro única que tienes. Un tremendo!

img_9060

Por un buen tiempo Sebastian, fue super desafiante entender que eres distinto a Valentina. Y a pesar de que son tan distintos en tantas cosas, también es hermoso ver que se parecen muchísimo. Ya tienes 7 dientes, y tu hermana cumplió su primer año con 8, así que puedo imaginar que llegarás al año de la misma forma. Ambos han sido bebés extremadamente veloces, y aunque tú hagas siestas de 15 minutos al día y tu hermana las hacía de dos horas, impidiendo que hagamos nada de nada de nada mientras duermes porque uno sabe que para el siguiente comercial ya te despertaste, estar contigo es una de las cosas más lindas que nos ha pasado. Hay días en que estoy en la oficina y que solo quiero ir corriendo a casa y apachurrarte y que me mires, me pongas las manitos en la cara y me digas “titititiiiii!”.

Aunque a veces eres un poco violentino también, creo que en eso también te pareces a tu hermana, cuando se transformaba en Violentina, haciendo uso y abuso de tu pobre padre, jaja.

Me puedes explicar en qué momento te pareció interesante jalarme los párpados?! Estás definitivamente un poco loquito.

img_9040

Pues sí, en casa las cosas marchan bien felizmente, y como les decía, para mi es realmente  hermoso verlos tan distintos, y al mismo tiempo tan parecidos. Mi rulosa y mi gringo. Mi princesa y mi vikingo. Tan lindos, tan bellos, tan locos. Los amo. img_9082

Bueno gatitos bellos, los dejo por ahora. Tengo que correr a una reunión, y antes de ir tengo que bañarme nuevamente porque el calor del día no permite que uno se mueva sin convertirse en una mancha de sudor ambulante. Los amo, saben? Los amaré siempre. Todo lo que hago, todo lo que tengo, todo lo que soy, es por y para ustedes, y así será siempre.

Pero ya no me metan el dedo al ojo pues.

Besos,

Papá.

img_9102

Empezamos el 2016

IMG_0024Hola pequeños, hija e hijo, Val & Sebastian. ¿Cómo están hoy? Hoy es 1ero de febrero del 2016 y me encuentro en plena hora de almuerzo aprovechando para escribirles a ambos y contarles sobre nuestro primer mes del 2016. Ha sido un mes intenso, un mes de vacaciones, de familia, de diversión y de mucha unión familiar. Ha sido la mejor forma de empezar el año, y de marcar la pauta para un 2016 que viene cargado de buenas noticias. A la fecha, Valentina, eres una preciosa niña de 3 años y 4 meses y Sebastian, estás en la panza de mamá con 33 semanas de gestación y 1 día.

A inicios de mes nos trepamos junto a tus primos Nikki & Andreas, tus tíos Rox & Rene, y tus abuelos a un avión que nos llevó a Orlando. Fue toda una experiencia para ti Valentina, pues en principio ya habías viajado en avión antes, pero ésta ha sido tu primer viaje al extranjero. Previo a eso tuvimos que alistar tus pasaportes, y todos los papeles. Te vacilaste en cada instancia saliendo con fotos muy graciosas en tus documentos. Tu hermanito Sebastian viajó esta vez cómodamente en aero-panza, primera clase.

El objetivo del viaje era cumplir el sueño de tu Abuela Alice, de llevar a todos sus hijos y nietos a Disneyworld. Si bien tu tío Jose Daniel y Aitana y Alexia esta vez no pudieron viajar con nosotros, creo que este viaje ha marcado un hito y que será algo que tendremos que repetir en los próximos años, para que tanto la pequeña Aitana como Sebastian disfruten tanto como lo hiciste tú y Nikki y Andreas. Así que no te preocupes Sebastian, prometido está que iremos nuevamente.

El viaje ha sido todo un reto personal también, pues si bien viajar en un grupo grande tiene sus beneficios y también sus retos. En nuestro caso, viajar con mamá y su pancita-panzota implicaba que yo tendría que correr con toda la cargadera de bultos, y que tendríamos que hacerlo todo al ritmo de mami, ni más lento ni más rápido. Felizmente viajamos dentro de las fechas permitidas y con una consulta, venia y certificado del Dr.

Apenas llegamos a Orlando, tuvimos que correr con toda la logística de transporte, traslado y hospedaje. Nos quedamos los primeros días en un hotel en el mismo Disney, y luego en unas villas muy bonitas en Orlando con vista a un lago. Pero espérame, me estoy adelantando. Ni bien salimos del aeropuerto, me tuve que enfrentar con conducir una camioneta enorme con un GPS instalado para llevarnos del aeropuerto al hotel. Nunca había conducido un auto en mis viajes anteriores a Estados Unidos, así que estaba un poco nervioso al principio. Felizmente no tuvimos ningún problema, y ha sido un placer manejar allá. De hecho, regresar a nuestro tráfico habitual ha sido un shock!

Papá al volante

Ambos hoteles significaron experiencias distintas. El primero, dentro de Disney era parte de toda la experiencia mágica. Nos dieron unos brazaletes especiales que serían desde la llave a nuestras habitaciones, hasta la manera de pagar nuestra alimentación, comprar cualquier cosa en las tiendas, e incluso la entrada a los parques de Disney. Esos brazaletes eran los brazaletes mágicos que abrían todas las puertas del mundo al que acabábamos de llegar. Un mundo de fantasía de principio a fin. Mickey Mouse y pandilla de desayuno a cena, desde los waffles de Mickey hasta la pizza a la habitación.

Pizza en Disney Desayuno en Disney

El primer día llegamos agotados y tras comer algo, quedamos rendidos hasta el día siguiente, en que nos levantamos temprano y fuimos volando a Magic Kingdom. ¿Sabes? También ha sido mi primera vez en Disney, así que estuve tan emocionado como ustedes. Creo que todos estuvimos muy emocionados. Llegar, recorrer las calles mágicas de Disney realmente te hace sentir como un niño otra vez, y en mi caso, como un niño grande acompañado de sus personas favoritas en todo el mundo, mi esposa, mi hija, y mi pequeño bebé en la panza. Ver a los locos de sus primos tan felices realmente me divertía, y ver a mi suegra, a su abuela, tan contenta, realmente hizo que entienda lo importante de este viaje.

Magic Kingdom

Cada juego, cada atracción, cada personaje a la vuelta de la esquina significaron una nueva avalancha de emociones. Pero creo que nada te hizo tan feliz Valentina, como ver sentada cómodamente en mis hombros, el desfile de todos los personajes. Los saludabas a todos, los llamabas en tímidos grititos desde mis hombros esperando que ellos te saluden, y sabes? Más de uno lo hizo. Y cuando te saludaban te quedabas de hielo por un instante hasta que veías a otro. El mismo Mickey Mouse te envió un beso volado, directamente a ti, y fue lo más emocionante del mundo.

Valentina en desfile

¡Qué hermoso poder verte tan feliz! Yo mismo estaba metido en el mundo de fantasía y demasiado entusiasmado.

Sabes algo más? Mamá también estaba entusiasmada. Vane y Jose Vane y Jose

Mamá estaba completamente en trance. Cuando entrábamos a Disney había vuelto a ser una niña, que miraba con asombro todo con esos ojazos enormes suyos. Estaba tan feliz que su mami la haya vuelto a llevar a Disney. Estando parado en medio de todo, era imposible no darse cuenta de la magia del lugar.

Y tú estabas tan feliz de conocer a Pimperbell! (O Tinkerbell, como la llaman sus amigos).

Valentina y Tinkerbell

Al día siguiente nos levantamos muy temprano, princesa. Habíamos conseguido reservarte un desayuno digno de la realeza, en compañía precisamente de… la realeza de Disney! Un desayuno con las princesas. Sin todavía tener una idea de dónde quedaba qué cosa, ni de cómo funcionaba el mundo en Orlando, nos levantamos súper temprano (de hecho estaba oscuro cuando salimos todavía) anticipando las colas y las caminatas desde el estacionamiento y nos trepamos a la camioneta en mitad de la lluvia matutina de la ciudad.

Valentina en la lluvia

Pusimos Epcot Center en el GPS y nos encaminamos a lo que debería ser una mañana mágica para ti. Estaba algo nervioso porque era apenas el tercer día en el que manejaría dentro de Disney, algo que finalmente resultó no ser tan necesario porque nos dimos cuenta que habían buses que te llevaban cómodamente de un lado a otro con expresa puntualidad, así que afortunadamente planifiqué todo para que salgamos con minutos de sobra en caso tengamos algún infortunio.

¿Qué te puedo decir? El GPS falló y nos llevó a un puente, y mucha fue nuestra sorpresa cuando indicó que habíamos llegado a nuestro destino. Mamama Alice, mamá, tú y yo nos miramos las caras confundidos, y tuvimos que dar unas cuantas vueltas y reiniciar el GPS para descubrir que estábamos todavía bastante lejos de donde deberíamos estar. Felizmente haber salido temprano nos jugó a favor, y pudimos llegar al destino correcto perfectamente a tiempo. A pesar de la lluvia, del GPS y de nuestro nerviosismo, llegaste a Epcot, al pabellón de Noruega, donde dentro de un pequeño castillo te esperaron tus princesas favoritas para desayunar.

Yo no pude entrar contigo, entraron Mamama Alice y mami, pero mientras esperaba sentado en la puerta a que salgas, pude verte desfilar desde la entrada. Naturalmente fuiste al desayuno con tu propio vestido de princesa! Se te veía tan feliz, tan tú, tan en un mundo mágico. El celular no fue lo suficientemente rápido como para captarte bien, pero estabas radiante.

Valentina con princesas

Luego del desayuno con las princesas regresamos al hotel para encontrarnos con todos los demás y dirigirnos a una aventura animal en Animal Kingdom. La lluvia recién se detuvo cuando llegamos ahí, y esta vez nos trasladamos en los buses. Sin embargo fuiste bien protegida con tu impermeable y las orejitas de Minnie.

Valentina y orejitas

Vimos monos, arañas gigantes, e incluso viste a Rafiki, del Rey León. Almorzamos buenazo en el Rainforest Café, vimos la obra del Rey León en escena (fue alucinante!) y te pintaste la carita. Ah! Mamá y tú se mandaron un dancing espontáneo con Sebastian en la panza y todo en mitad de la pista con un montón de gente al ritmo de una banda súper genial.

Valentina en Animal Kingdom Timón Los 4 Valentina en animal kingdom

Fue un día de locura. Fueron días de locura en general. Durante el primer día en Magic Kingdom terminaste tan cansada que te quedaste dormida sentada en mis hombros, y recostada en mi cabeza. Por un rato esto estuvo bien, pero había tanta gente cuando salimos tras los fuegos artificiales que estuviste en mi cabeza por lo menos una hora. Terminé al día siguiente con los hombros y la espalda un poco adolorida, pero sabes? Valió la pena. Verte AGOTADA de pura felicidad? Existe algo mejor que eso?

Valentina agotada

Las emociones eran muchas, para todos nosotros en general. Así que mientras salíamos del primer hotel dentro de Disney hacia las villas que serían nuestro hogar por los siguientes días, decidimos guardar nuestra última entrada a los parques de Disney para un siguiente día. Realmente el trote no es poco, y tanto mamá como papá estaban bastante cansados, esto sin mencionar que si bien nosotros andábamos a nuestro propio ritmo, tus abuelos también necesitaban tomarse las cosas con algo de calma.

Nos mudamos pues a un apartamento en las villas de Westgate y teníamos una vista linda a un pequeño lago.

El lago en Orlando

El lago era precioso, y de noche se veían todos los fuegos artificiales de Disney en el cielo. Realmente un espectáculo poder sentarse en el balcón. Aprovechamos los días aquí para descansar, planificar nuestra última visita a los parques de Disney y hacer todas las compras que queríamos hacer.

¿Qué compras? Pues todo lo que teníamos que traer para Sebastian! Recuerdas Valentina que cuando estábas por nacer viajé a Miami a traer todas las cositas que compramos para ti cuando eras una bebé? Pues lo mismo nos tocó hacer aquí. Así que contigo y con mamá nos embarcamos a cumplir con nuestra lista de deberes y traer a casa todo lo que Sebastian podría necesitar en los próximos meses.

Papá al volante Vane y Jose Vane y compras para Sebastian

Tengo que decir que Valentina, te portaste muy bien mientras hacíamos compras. Tú misma estabas muy preocupada por comprar las cosas para Sebastian, y si bien de tanto en tanto nos recordabas que tú también querías una cosa u otra, fuiste muy receptiva y consciente de que el objetivo principal era comprar lo que tu hermanito vaya a necesitar. Obviamente te saliste con la tuya en más de una ocasión (y yo también, y mamá también). Pero fuera de eso, siempre me sorprendía la capacidad que tenías de recordarnos que en medio de toda la logística, toda la planificación, los itinerarios, el stress, el control del gasto, etc, lo único que una niña quiere a veces es sentarse con sus papás en el estacionamiento de un mall, y hacer burbujas desde la maletera.

Valentina haciendo globos

Ay mi pequeños renacuajos! Justo ayer le decía a mamá que para mi, el mejor trabajo del mundo era ser el papá de nuestra familia. Poder pasar tanto tiempo junto a ustedes ha sido exactamente lo que necesitaba para cargar energías y volver a Lima con los sueños intactos.

Retomando: Nuestro último día en Disney debía ser espectacular, así que fuimos junto con tus primos a Hollywood Studios, donde descubriste algo que hasta ahora casi, casi me llena los ojos de lágrimas: El amor por Star Wars. Yo me había resignado a volverme parte del club de Fans de Frozen por ti, pero no. La fuerza es fuerte en ti, Valentina. Y te volviste una fanática de Star Wars desde el momento en que entraste al simulador de Star Tours. Ahora no sólo tienes un polo de Star Wars increíble, pero además un sable de luz, y un respeto especial por Darth Vader.

Darth Vader

Este último día lo gozamos de principio a fin. Caminamos todo lo que hubo por caminar, ya éramos expertos en sacar los FastPass que necesitábamos y programamos todas las visitas a todas las atracciones que nos interesaron. Hasta me di el gusto y me comí una de esas piernas gigantes de pavo que vendían. Caminé por todos lados como una suerte de neanderthal moderno. Me encantó.

Valentina y mamá

Pierna de pavo

Incluso vimos el show de la Bella y la Bestia. Te encantó!

Y si ese show te encantó, el de Frozen te petrificó. Elsa frente a una pantalla gigante lanzaba rayos congelantes por todas partes y desde el cielo empezó a caer nieve! Tu carita, jamás olvidaré tu carita, tan concentrada, desconcertada y maravillada al mismo tiempo, sólo atinaba a abrir los ojazos y gritar “Let it Goooooo” en el coro. Valentina viendo Frozen

Ay princesa, ¿sabes qué me hubiera encantado? Que algunas de las princesas hablen en español. Eso es lo único lamentable, porque con lo lora que eres, cuanto personaje de Disney que te encontraste no supo responderte o abordarte si no era en inglés. Pero no te preocupes mi amor, cuando regresemos, porque regresaremos (Sebastian, repito la promersa), estoy seguro que ya hablarás suficiente inglés como para comunicarte con ellas. Al menos con Chip no tuviste problema comunicacional, y menos a la hora de bailar. Bailaste como loca!

Con Chip

Cerramos el día con un show maravilloso llamado Fantasmic, con efectos de agua, aire, fuego y proyecciones que realmente hacían que vivas la magia de Disney y sus amigos, coronado todo con un paseo en barco con todos los personajes saludándonos. Realmente hace que adores la idea de la magia, la imaginación, y el mundo sin límites que pueda existir en nuestra fantasía.

Fantasmic

Todo el viaje fue una experiencia inolvidable, y no debemos nunca olvidar lo agradecidos que estamos por este regalo a tu mamama Alice. Ella ha sido quien nos llevó, y por quien tuvimos la suerte de vivir algo así. Inclusive yo, que de refilón viví por primera vez la experiencia de Disney – y a mucha honra – ya bien viejo, pero igual de niño que todos los demás.

Regresar a Lima representaba su propio desafío, entre compras y cosas terminamos con algunas maletas extra, por no decir… varias…

Maletas

Y si recuerdas lo que dice al principio, Mami no podía cargar peso, Valentina es muy pequeña como para concentrarse en algo más que en sus propias cosas, y papá pues tuvo que encargarse de la logística de nuestra pequeña familia de 3 (próximamente 4).

Felizmente, a pesar del agotamiento, todo terminó bien. Todos llegamos sanos y salvos a casa, y tú, Valentina, mantuviste la sonrisa durante todo el viaje, y eso es lo que al final del día me llena a mi de energía para lo que sea.

Valentina Muck

Tuvimos unos días más en la ciudad para disfrutar con tu tío Moritz, mi hermano, quien había llegado de visita de Alemania, y quien adoró pasar unos días de sol al lado de su sobrina Valentina, y quien está muy pendiente de la llegada de Sebastian.

Valentina y Moritz

Con tu tío Moritz fuiste a la piscina, a la playa, y lo que más me gustó fue que pese a recién conocerlo por primera vez, te hiciste tan amiga suya…

Le contaste todo sobre tu viaje, le mostraste todas las cosas de tu cuarto. Se hicieron amigos. Él por su lado se muere por verte pronto, y ya estamos planificando un viaje a Alemania el próximo año para que puedas conocer la nieve en persona y de paso practicar tu alemán (y el mío, y el de mamá!).

Valentina y Moritz Valentina y Moritz Valentina y Moritz Valentina y Moritz

Saben chicos? Enero 2016 ha sido un súper mes. Coronado con las primeras clases de natación de Valentina, siento que este mes le ha dejado la vara muy alta al resto del año.

Valentina en clases de natación Valentina en clases de natación

Claro, Marzo se trae lo suyo con la llegada de Sebastian – no te me vayas a adelantar, chato, que Marzo es tu mes – además del cumple de mamá, y abril tiene mi cumple… pero desde ya, este año 2016 se viene increíble.

¿Será que otros sueños se hacen realidad este año? Todo parece ser posible. 2016, empezaste precioso, y le damos gracias a Dios por eso, y nuevamente a la mamama Alice por regalarnos tan precioso viaje y por el regalito extra a Valentina. Ama su kindle, y todo lo que está aprendiendo con ella. Gracias! La llenaremos de aplicaciones y de libros para ella.

Valentina y su kindle

Resoluciones de fin de año

Mis amores, mis pequeños hijos, mi hermosa Valentina y mi pequeño Sebastian en la panza de mamá: se terminó el 2015.

Se terminó! Y este año ha terminado para mi con un balance complicado. Hemos tenido años claramente positivos, a los cuales le hemos sacado el jugo, y años difíciles. Este año ha tenido de todo, y esto ha hecho que sea muy difícil de manejar. Este año perdimos a su bisabuela, la abuela de su mami, y nació la pequeña Aitana, su prima. Algunos meses después recibimos la alegría de la noticia de la llegada próxima de Sebastian. Este año tuve una cirugía complicada y subí todos los kilos que había bajado antes de la misma, y este año también tuvo su abuelo Pepe una cirugía fastidiosa. Este año no pude concretar el proyecto que tenía rondando en la cabeza, pero mamá sí logró concretar el suyo. Este año mi trabajo ha sido muy, muy duro y con una inversión emocional mayor a la que quizás debí aceptar. Y tuvo momentos buenos, y momentos muy malos. No ha sido un año fácil, como les conté. Y sé que para ustedes estas noticias en retrospectiva no significarán mucho… porque leerán estas cartas si Dios quiere desde un buen lugar en su vida y en un buen momento. Pero son cosas que uno tiene que decir, porque no tiene sentido guardárselas a los seres que uno más ama en la vida.

Sin embargo, amores míos, tienen el beneficio de ser todavía pequeños. Tú mi pequeña mariposa loca, tienes todavía 3 añitos hermosos y la vida es un juego que empieza cuando despiertas y termina con el último cuento de la noche, y tú, mi pequeño camarón, estás todavía protegido en la (cada día más grande y hermosa) panza de mamá.

Este año ha estado lleno de hitos para ustedes. Sebastian, mes a mes has crecido, eres un trome, eres perfecto, cada visita al doctor nos emociona al escuchar lo bien que te estás desarrollando. Cada email del “What to expect when you are expecting” nos encanta. Saberte grande, saludable y protegido es la mejor noticia del día, cada día.

Valentina, para ti, este año ha representado el fin de tu primer año escolar. Último día de clases

Así te veías durante la clausura de tu primer año en el Kindergarten. Has crecido un montón, tu vocabulario, tanto español como alemán se ha expandido, has aprendido a socializar con todo el mundo, a jugar con amigos, y a hacer muchísimas manualidades. No podría estar más agradecido a todo el personal del Kinder por lo bien que han trabajado contigo, y no podría estar más orgulloso de ti por todo el esfuerzo que haces cada día.
Recuerdo los primeros días, en los que todavía te dejábamos ahí entre lágrimas (no todas tuyas, algunas mías también, lo confieso). Hoy en día corres a la puerta del Kinder para tocar el timbre, abrazar a la Tante Janet y entras feliz de la vida a trabajar.

Este año ingresaste al colegio también. Y eso sí que nos llenó de lágrimas, pero de alegría. El 2017 empezarás a estudiar en el Kinder del colegio y tu vida escolar tendrá un nuevo comienzo. Irás al mismo colegio donde empecé a estudiar yo, y eso tiene un significado especial para mi, porque puedo como padre sentir que no sólo seguirás algunos de mis pasos, pero que llegarás más lejos que yo. Y nada me hace más feliz.

Besando la panza

La llegada de tu hermano será un reto para ti, pequeña princesa. Estás acostumbrada a tener toda nuestra atención y cuidado, y si bien estás enamorada de la idea de ser la hermana mayor, estoy seguro que al principio será difícil para ti compartir el día a día con Sebastian. Sin embargo creo que no debemos preocuparnos tanto. Sabemos lo amorosa que eres y vas a ser parte protagónica de esta nueva etapa de nuestra vida familiar, te lo aseguro.

Para ayudarte a entender lo importante de cuidar de alguien más y de lo profundamente complicado e importante que es el cargo de hermana mayor, aceptamos cuidar a Pepi, la perrita de tu tía Ale Behr por unas semanas mientras ella está de viaje. Queríamos ver cómo todo ese amor tuyo también se canaliza en responsabilidad, en entender que tu hermanito no será un juguete más, pero que tendrá necesidades y que requerirá atención de todos. Y sabes? Eres una trome. Si bien podrías pecar de lo que llamamos “exceso de amor” en relación a las apachurradas, Pepi está bien, está feliz, y le estás brindando cuidados de primera. Tu tía Ale va a estar muy feliz cuando regrese y Pepi vuelva a sus brazos. Sin embargo ahora creo que esa separación tuya con la pequeña perrita va a ser un poco dolorosa… Honestamente no lo pensé, espero que no sea más dolorosa de lo que tiene que ser.

Todas en la cama Pepi pie Paseando a Pepi

Y si bien la experiencia de cuidar a Pepi no será exactamente igual a le cuidar a tu hermanito (pobre de ti si te veo sacando a Sebastian con correa a pasear al parque!), saberte tan enamorada de la idea de cuidar de alguien más, no solo me tranquiliza, pero me llena de alegría. Vas a ser una increíble hermana mayor.

Este año tuviste tu primer semestre de ballet. Para mi, una cosa de locos, porque obviamente nunca en mi vida he tenido contacto con el ballet ni con la formación que implica, aunque mamá sí pues ella lo estudió por como mil años. Sin embargo verte bailar todos los días, e incluso recibir los comentarios de Tante Janet diciéndonos que eras la bailarina de la clase, nos empujó a tomar la decisión de inscribirte en las clases, a ver si te gustaba tanto como podría parecer. El resultado? Por el momento, te encanta, y ya tuviste tu primer recital: El cascanueces. Fuiste una ratoncita del ejército del rey ratón! Y fuiste la ratoncita más bella que he visto en mi vida, con saludo a papi desde el escenario en mitad de la actuación y todo. Luego del maravilloso show, fuimos por helados desde luego. Helado post BalletA este show fueron tu mamama Alice, tu mamama Zoila, tu Abuelo Pepe, tu Karli, mami y yo. Lo tengo todo grabado, ya lo verás! Fue uno de los mejores momentos de este año para mi.

(Acabo de interrumpir esta carta porque acabas de venir a sentarte a mi lado, viste tu foto y te quedaste hablando sobre los helados de chocolate, preguntándome si hoy irías a tus clases de ballet. Te dije que no, que ya estás de vacaciones y me preguntaste ¿por qué?).

Como te decía amor, este año ha sido muy interesante y divertido para ti, y definitivo para Sebastian y su crecimiento en la panza de mamá. Y finalmente, ha llegado a su fin, con todas las actividades que eso representa. Mis papás, tu mamama Zoila y tu Opa regresaron a Lima por Navidad, y este año pasamos la Noche Buena con ellos.

Regalos en la chimenea Luces de bengala

Es tan lindo verte ilusionada con las chispitas mariposa llamando a los renos (o renes como dice tu Opa), y sorprendiéndote con los regalos que aparecen mágicamente en la chimenea. Tan lindo como ha sido todo este mes decorar el árbol de nuestra casita, y armar nuestro propio nacimiento. Porque obviamente con la enorme familia que tienes, has pasado la Navidad en casa de tu Opa y tu mamama Zoila, luego en la nuestra y también en la de tu mamama Alice y tu Abu Pepe.

Abriendo regalos Abriendo los regalos en casa

¿Sabes algo? Esta será la última Navidad que pasas como hija única! La próxima Navidad tendrás que ayudar a Sebastian a abrir regalos. Esta familia está creciendo cada día más y más, y eso me llena de alegría y de energía. Quizás el próximo año aguantes un poco más y llegues a la medianoche? No hay presión, princesa. Sabes que puedes caer dormida en nuestros brazos siempre. Esta Navidad no fue una excepción.

Dormida en Navidad

El que tu Opa esté en Lima a mi me trae una alegría especial. Verás, la mayor parte del año él la pasa en otro país, trabajando. Esto hace que se pierda lamentablemente de tu día a día, de estar contigo y verte crecer como lo hacemos nosotros. Así que no sabes lo feliz que me hace verte jugar con él y pasarlo tan bien. Te dedicas a peinarle el bigote, a jugar con él en la hamaca y a hablar y hablar y hablar como la pequeña cotorra loca que eres. Cuando veo al Opa mirarte, veo un brillo especial en sus ojos, y creo que él también está demasiado feliz de pasar tiempo contigo. Pronto el Opa vendrá a vivir a tiempo completo a Lima, y así nuestra dinámica familiar cambiará un poco, pues podrás ver a tu Opa y a tu mamama Zoila más seguido. Nada me hará más feliz, y estoy seguro que tú lo pasarás genial! Verte con mi papá, hace que yo me vea reflejado en ti. Que recuerde mi propia infancia, pero en una versión mejorada. En HD.

Con el Opa

Llegó el verano, y con él llegan los días de playa y de piscina, las tardes que languidecen bajo el cielo azul que solo nos acompaña por unos meses en esta ciudad. El calor intenso, y los helados que tanto adoras.

Nadando

Llegó el verano y hoy, 31 de diciembre se termina este año. Y como les decía amores míos, tengo una serie de resoluciones para este 2016. Porque si bien para ustedes ha sido un lindo año, para mi ha sido un poco difícil.

  • Este año quiero dedicarme a ser feliz. Y para serlo, encontraré la manera de pasar más tiempo con ustedes, y de mayor calidad. Quiero que viajemos juntos, que nos vayamos de paseo, que nos abracemos más.
  • Este año quiero escribirte más. No voy a permitir que el stress, que el día a día o el cansancio me ganen. No quiero dejar más cartas en mi cabeza, ni pensar en “debería escribirle esto a Valentina” y no hacerlo. Mis cartas a ustedes son parte de mi legado, de lo que soy, de lo que somos hoy. Son mi cápsula del tiempo para ustedes, y quiero seguir escribiéndolas como antes.
  • Este año me sacudiré de encima los kilos que recuperé. Antes de mi cirugía salía a correr casi todos los días, tuve control de mi dieta, y bajé mucho de peso. Durante mi convalecencia pre y post quirúrgica, la depresión que estar postrado en cama trae consigo, la incapacidad de moverme y la recuperación paulatina, contribuyeron a que pierda el control y subí de peso. Y volver a una oficina con días aleatoriamente buenos y malos, no contribuyó a que pueda manejar mi alimentación correctamente. Este año ha sido un caos, y necesito retomar el control. Necesito estar saludable para ustedes.
  • Este año no voy a invertir más emociones en el trabajo de las que debería. Mis emociones está reservadas para lo que más amo, para mi familia. Mi trabajo no me vuelve rico, mi familia sí. Necesito invertir más en esa riqueza, y menos en la otra.
  • Ayudar a mamá con Sebastian todo lo que pueda. Ayudarte a ti todo lo que pueda. Estar ahí para ustedes. Siempre, siempre que lo necesiten. Y también cuando no.

Este 2016 tendrá un balance positivo, lo sé. Este año voy a dar todo de mi para que sea un año maravilloso. Un año lleno de aprendizajes, de experiencias, de felicidad.

Los amo, mis chicos locos. Mi princesa, mi camarón, mis vidas.

¡Feliz Año Nuevo! Los abrazo en un momento.

Papá.

La vida de acuerdo a mis fotos VII

Valentina dormida sobre papá

Pequeña princesa, han pasado ya muchos días desde mi última carta, y en estos días hemos hecho tantas cosas juntos que la única manera de contarte todo lo que ha pasado en nuestras vidas, es hacerlo a través de una séptima (y extensa) edición de “la vida de acuerdo a mis fotos”. En esta oportunidad, con varios videos también.

I .- La clínica

Valentina en la clínica Valentina en la clínica sonriente Valentina en la clínica dormida Valentina en la clínica

Estuviste malita. No sabemos por qué. El doctor finalmente nos dijo que aparentemente fue que comiste algo que te cayó mal, pues los análisis no indicaban una infección bacteriana ni viral. Simplemente algo que te cayó mal. Pero fue terrible verte vomitar, y no aguantar ni siquiera un trago de agua. Sin embargo, dentro de lo difícil que fue esa noche, tienes que saber que fuiste la princesa más guerrera y valiente que he visto. Aguantaste estoica que te pongan una vía, y lo primero que hiciste al llegar a tu camilla, fue sonreír como lo puedes ver en esa foto. Eres fuerte. Eres brava. Eres más valiente que yo. Y mamá no se separó un minuto de ti. Ella también es fuerte, valiente y brava. Las amo.

II.- Creces, a pesar de mis mayores intentos de detener el paso del tiempo.Valentina toma nota Valentina en el balcón Valentina y su crecimiento Valentina pañal huggies Valentina y su vestido Valentina la más cool Valentina se esconde en la cama

De acuerdo a tus Huggies, eres XXG. De acuerdo a la escala de medida que te regaló tu tía Katharina (Hallo Tante Katharina!) superas los 90 centímetros de estatura. De acuerdo a cualquier persona que llame por teléfono a casa, quizás superes el año y 8 meses, porque recibes el mensaje y tomas nota (aunque no entendamos la nota finalmente!). De acuerdo a mi, eres una bebita loca que se avergüenza y juega a esconderse entre las almohadas para no recibir besos que piquen por mi barba. De acuerdo a tus fans, eres una niña, porque con vestido y lentes tienes la actitud de una adolescente regia. ¿Qué hacemos hija? El tiempo está volando y tú creces, creces, creces, y no puedo más que celebrarte cada día, maravillarme con tu aprendizaje y quererte más y más.

III.- Por un par de días estuviste todavía con carita de acontecida tras los días en la clínica. Pero pronto te recuperaste por completo y celebramos mi cumpleaños. Cantaste feliz de la vida “ñuñeaños papapán”, me ayudaste a soplar las velas y comimos “toyta”. Algunos días después, ya completamente recuperada, pasamos un día de pantalones en la cabeza. Literalmente, pantalones en la cabeza. A veces hace falta cambiar un poco las cosas para tener una nueva perspectiva del mundo. Me enseñas eso cada día. Valentina en Tottus Cumpleaños de Papá

Valentina pantalón en la cabeza Valentina con el pantalón en la cabeza

IV.- Amas a los animales pequeña. Y aunque no podamos tener uno en casa todavía, y a sabiendas totalmente que el gato que vive en mi iPhone no puede ser considerado una mascota para ti, demuestras cada día que pasa que tienes una curiosidad enorme por todos los “pajayitos”, los “guaguaus”, los “tatos” y que esa curiosidad está llena de la más enorme alegría y amor. ¿Será que la dulzura es una cualidad inherente a los bebés, o es que forma parte de tu carácter? No lo sé, mi amor. A estas alturas quizás sea difícil distinguirlo, sin embargo me llena de paz verte tan amorosa y saberte llena de amor y generosidad.

Valentina y un perrito

Valentina y Bilbo

V.- Justo para mi cumpleaños llegó tu mamama, con quien tuviste la oportunidad de pasar algunos buenos ratos, ya que se quedó con nosotros justo hasta antes del día de la madre en mayo. Y aunque no pudimos abrazarla ese mismo domingo porque ya había regresado a Chile, tuvimos la suerte de  celebrar con ella un día de la madre anticipado. El día de la madre oficial, lo pasamos por un momento en casa desayunando rico con mamá, le entregamos su tarjeta, sus chocolates, flores y el regalo que escogimos juntos para ella. Por la tarde fuimos a almorzar con tu otra mamama, y a darle besitos por ser la mamá de tu mami. Finalmente regresamos a casa y pudimos terminar el día con una peli (que naturalmente vimos por muchos pedazos y con todas las interrupciones del caso), y con mucha “chichita”.

Valentina y Mamama

Valentina dándole de comer a su abuela

Valentina y Serendipity

Valentina come canchitaVI.- Me recuerdas tanto a mi… tanto cuando te detienes a escuchar una canción, cuando celebramos el 4 de mayo – día de Star Wars – (May the fourth be with you!), o cuando entierras la nariz en un Pinkberry. Tu amor por la cocina, por los dulces, por el tomate. Cuando bailas, cuando saltas como loca, o cuando decides que es momento de pintar, sea donde sea, y ya terminas pintando en tu cuaderno, o en mi cara. Y amo verme en ti, en todo lo que haces, pero sobre todo en tu alegría y en tu amor. En esa forma que tienes de venir caminando hacia mi y abrazarme sin decir nada. Suele ser el mejor momento de mi día.

Valentina comiendo Pinkberry

Valentina con bigotes Valentina Star Wars Valentina con audífonos

 

VII.- Creces, y te vas volviendo cada vez más una niñita. Una niña pequeña a quien se le ha soltado la lengua en estas semanas de una forma increíble. Dices palabras complejas, como delicioso, así como distingues todos los colores de tus crayolas, y las seleccionas con total seguridad. Ya aprendiste a decir que sí, lo cual es un cambio agradable luego de tantos meses escuchándote decir sólo que no. Hasta sostenemos pequeñas conversaciones intercambiando un par de frases perfectamente comprensibles. Es inevitable empezar a verte pues, como una personita con libre albedrío, y con un concepto cada vez más claro de lo que quiere, y de la independencia que tiene para lograrlo. Comes solita (aunque con ayuda todavía), y te descubres cada vez más capaz de hacer más de una cosa al mismo tiempo (multitasker después de todo!).

bruschetta

Valentina y el huevo de pascua

Valentina Olive Peru

Y aunque a veces me duele un poquito el que dejes de ser mi bebita pequeña, tengo que decirte que el que seas mi pequeña niña me tiene totalmente emocionado. Esto de la paternidad primeriza es una cosa loca. Cuando sientes que has dominado ya algo, esa etapa pasa y comienzas a experimentar una completamente nueva. Y así, creo que contigo todo será siempre un constante aprendizaje. ¿Será por eso que dicen que los niños son los mejores maestros? Valentina dormida en el auto Valentina viendo tele Valentina en el balcón

VII.- El Mundial de fútbol. Tienes que saber pequeña, que aunque Perú todavía no ha llegado a un mundial, nosotros hinchamos por Alemania. Porque tu Opa es alemán, tu papá es alemán y también tú tienes la nacionalidad. Así que mientras esperamos que el fútbol peruano nos regale esa alegría, podemos saltar de emoción con cada partido de la selección alemana. Así es mi pequeña limeña mazamorrera, tienes lo mejor de dos mundos. A tu Perú hermoso, y a tu selección alemana. ¡Qué suerte la tuya! ¡Ojalá y campeonemos este año! ¿No sería divertidísimo que guardemos esa camiseta tuya, para que cuando seas grande recuerdes que fuiste una pequeña bebé que usó su camiseta durante todos los partidos del mundial en el que campeonamos? Yo creo que sí. Ojalá tengamos suerte. De todas maneras guardaremos tu camiseta, porque te la trajo tu Opa desde Alemania en Navidad, y como todo lo que te regala tu Opa, viene con todo el amor del mundo.

Valentina selección alemania Valentina selección alemania

Eso es todo por el momento, pequeña. Yo sé que te he extenuado con esta carta tan larga y llena de fotos. Y lamento mucho no haberte escrito antes. Te prometo que tuve una muy buena razón para no haberlo hecho, ya que he estado totalmente comprometido con un proyecto que sé que te va a gustar mucho. Es una sorpresa, y todavía no puedo hablarte de él para no salarlo… pero pronto, muy pronto lo sabrás.

Te amo pequeña loca. Hoy tuve la oportunidad de terminar esta carta porque me quedé en casa tras un fuerte malestar estomacal, así que mientras tipeo estas últimas letras, estás a mi lado sentada en el piso, crayola en mano llamándome cada 20 segundos para que revise tu obra de arte. De verdad, me encantaría tener el privilegio de verte todos los días así, y no a través de una fotografía desde la oficina. Pero la vida me ha enseñado que uno tiene que estar donde tiene que estar, y tiene que hacer lo que tiene que hacer. Así que seguiremos adelante, juntos, siempre juntos.

Te amo, pequeña (y ya gran) bebé. Eres una loca.

Papá.

Familia, amigos, comida y diversión

Valentina Muck Valentina Muck

Hola gatita loca. Princesa crespa cabeza de canchita. Amor de mi vida. ¡Llegó la Navidad! Se nos termina el año, empieza el verano, y tus rulos se encuentran cada vez más desatados y al viento.

Llegó esta época mágica que nos enseñan está llena de nieve, galletas, dulces y espíritu navideño, donde aprenderás que la nieve sólo está en la tele, y que tanta galleta y panetón probablemente no vaya de acuerdo con el bikini que querrás usar unos días después de Navidad, pero sobre el espíritu navideño, querida hija no hay duda que lo compartiremos juntos con el resto del mundo.

Como estoy seguro a estas alturas del partido ya sabes, dar es hasta más importante que recibir, dar a quienes uno ama, a quienes lleva en el corazón, y también es súper importante dar a quienes lo necesitan, aunque no los conozcamos en persona. Este año mamá formó parte de un genial grupo de bloggers que junto a un gran chico (el gran tío JP!) decidieron desprenderse de un montón de sus cosas para venderlas con el fin de beneficiar a los niños de Catapalla. Fue un éxito, y eso nos hace muy, muy felices. De trapos corazón De trapos corazón De trapos corazón

Mi pequeña princesa, estás cada día tan grande y tan hermosa que llenas mi corazón de alegría. A veces hasta me cuesta un poco escribir estas cartas porque al seleccionar las fotos que quiero dejarte, me quedo pensando en la mucha suerte que tengo de tenerte en mi vida. Realmente llegaste para darme sentido, y para definirme, finalmente, como papá. Y ese es el mejor regalo que nadie me ha hecho jamás.

Lo bueno de estas fechas también es el tiempo que podemos pasar juntos, que parece concentrarse y me permite gozar de ti como normalmente no puedo. Y es una delicia verte crecer, chaparra orate.

Valentina sombrero

Valentina columpioEs una delicia salir contigo de paseo, verte probar nuevos sabores, devorar lo que encuentras a tu paso. No sabes lo feliz que eres comiendo fuera de casa!

Bruschetta

Y es un placer ver que puedes portarte tan, pero tan bien, que haces que sienta que mi esposa dió a luz a un angelito. (Al menos hasta que llega la noche y te despiertas llorando y chillando, algo que últimamente has estado haciendo bastante seguido y que ha puesto a prueba – te soy muy sincero – toda nuestra paciencia).

El título de esta carta es “Familia, amigos, comida y diversión”, y la verdad es quizás el mejor resumen de los últimos días juntos.

La llegada de tus abuelos (mis papás) para las fiestas y el inicio del verano ha sido una delicia tanto para nosotros como para ti, que distingues a tu Opa de tu Mamama con una facilidad que realmente hace que mi corazón ría a carcajadas. La pregunta ¿Dónde está tu Opa? es respondida a la velocidad de un rayo con tu bracito levantado y tu dedito índice estirado indicando el lugar dónde está ese señor que se parece a papá, que te ama tanto, y que por alguna razón no puede dejar de comerse tu pancita.

Opa y Nieta

A los amigos los recibimos en casa, con un lonchecito navideño con el único propósito de agradecerles su amistad, su gran cariño y sobre todo, para celebrar con ellos todos sus éxitos a lo largo del año. Porque mamá y papá no han podido acompañarlos en persona en la gran mayoría de sus nuevos emprendimientos, en sus celebraciones, en sus lanzamientos, y eso por una simple y pequeña razón. Una razón con muchos rulitos, y con una risa maravillosa.

Así que espero que aprendas amor mío, que también es importante darle las gracias a los amigos que están ahí, que esperan, que te entienden, para que sepan que los lazos de amistad y de cariño están ahí, vigentes, aunque uno tenga que priorizar otras cosas por momentos. Sólo me queda decirles a todos ellos, que somos muy afortunados de contar con su amistad. Gracias por estar ahí siempre!

Sala navideña Lonchecito Navideño Pancitos Libro Miss Cupcakes

Y finalmente el calor está llegando a la ciudad! Tu bella tía Katharina te envió muchos regalitos desde Alemania, entre ellas una linda mochila de la abeja Maya, que ahora llenas con todos tus básicos para el verano (me siento como mamá hablando así), y la verdad es todo un éxito que tengas una pequeña mochila que puedas cargar. Y es lo máximo verte caminando con ella! Así papá cada vez carga con menos cosas él, y el complejo de papá-camello va en progreso de desaparición (eso espero!).

Mochila de verano Mochila de abeja maya

Todos sabemos princesa maravillosa que eres mitad sirena-piraña, mitad princesa terrestre, y que el agua es tu elemento favorito por sobre todos, pero la verdad me sentí un poco temeroso cuando te acercaste caminando sola hasta la piscina por primera vez, con tu ropa de baño de lunares. Miraste el agua, como pensando seriamente si era una buena idea lanzarse de cara o no, y tras una profunda meditación, entraste con mamá.

Quizás la felicidad no fue inmediata. Estás acostumbrada a que el agua de tu baño sea bastante más temperada que el de una piscina común y silvestre, pero para el 3er chapuzón, esta vez conmigo, el frío del agua no fue impedimento para que puedas chapotear, morir de risa y ser feliz. Yo no sé si abrazarte como loca de mi cuello sea parte de tu instinto de supervivencia, pero desde ya te confieso que fue para mi uno de los mejores momentos del día. ¿Será que vivo hambriento de tus abrazos? Valentina Ropa de baño de lunares

Para el resto del día conseguimos la que será probablemente una de tus mejores amigas este verano, una piscina que podremos llevar a todos lados y mediante la cual podremos refrescarte si es que el calor arrecia, como amenazan los pronósticos y profesías del SENAMHI. No tienes idea de lo mucho que pude disfrutar al verte tranquila, jugando por HORAS en el agua, con la única preocupación de que comas algo, y de que tengas una triple capa de bloqueador encima.

Valentina ropa de baño a rayas

Ciertas cosas realmente uno las aprende en el camino. Para preocupación de cualquier mami lectora, tengo que decir triunfalmente que no te resfriaste, no te insolaste ni un poquito, y disfrutaste como una chancha acuática absoluta!

Ahora la pregunta es, ¿estás lista para pasar tu segunda Navidad? ¿Lograrás estar despierta?

Todas las respuestas a estas preguntas y más, en una nueva  entrega de “Valentina, la niña piraña!”. Si alguna mamá tiene algún consejo o quiere compartir un tip para lograr que la pequeña pase las fiestas de la mejor forma, por favor! Somos todo oídos. Mil gracias siempre por compartir con nosotros su sabiduría colectiva!

Te amo, chimoltrufia acuática.

Papá.

Happy Mes-Day #8 y Feliz día de la Madre!

Valentina y Serendipity

 

Hola maravillosa! Hoy cumples exactamente 8 meses de vida! Eres un pequeño marshmellow lleno de arco iris, unicornios y ponies.

Me parece increíble que hayan pasado 8 meses. Te juro que mi percepción del tiempo ha cambiado mucho, la siento alterada. ¿Será que te he estado esperando tanto desde el primer instante en que supe que mamá estaba embarazada, que no siento 8 meses, pero siento que estás con nosotros casi un año y medio? Sea como sea, han pasado 8 preciosos meses a tu lado, teniendo el privilegio de verte crecer, de verte aprender y sobre todo de disfrutar de ser tu papá.

Valentina 8 mesesA tus 8 meses te encuentras en plena transición entre ser una bebé “pequeña” y una bebé “grande”. Eres ahora una bebé muy, muy activa que se pasa todo el día jugando, conversando y aprendiendo del mundo. Te pones en cuatro patas y empiezas a hacer ademanes de gateo, y aunque ya gateas en reversa, todavía te falta dominar el arte de trasladarte. No me cabe duda que en unas semanas ya estarás por toda la casa.

Desde que empezaste a comer nos dimos cuenta que tenías una predilección por los dulces: las compotas de manzana, de pera, tu platanito chancado, etc. Sin embargo poco a poco nos dimos cuenta que te gustaba mucho la verdura, y ahora resulta, pequeña tiburoncina, que tus dientecitos ya pueden destrozar sin problema una manzana o un pedazo de pan! Y te encantan! Valentina comiendo manzanas

Valentina comiendo panEs inevitable morirse de risa al verte comer. Verte disfrutar tanto de las texturas nuevas, de la forma curiosa en la que examinas todo lo que vas a mordisquear, y la sonrisa traviesa que pones cuando algo te gusta. Me parece increíble que los mayores aprendizajes de los últimos días hayan estado relacionados a la comida. Realmente nos has sorprendido pequeña, especialmente ahora, que a tus 8 meses ya sostienes tu biberón y tomas solita!

Valentina alimentándose solaAhora creo que nos faltan dos hitos importantes para los cuales ya nos estamos preparando:

1) Tu próximo gateo. ¿Qué hacer con el filo de vidrio de la mesa ratona de la sala? Estoy tratando de buscar ideas sobre cómo proteger los bordes del vidrio, porque la alternativa de sacarla de ahí no me parece que sea la más pedagógica. Tienes que aprender a no ponerte en peligro, y mientras lo haces, nosotros tenemos que minimizarlo. Pero no podemos evitar ese peligro en otras casas o afuera de nuestra sala, así que tenemos que asegurarnos que aprendas rápidamente a no acercarte a ciertas cosas.

2) Tus primeras palabras. Aunque Mamá y yo estamos un poco locos y creemos que ya nos dices “Agua”, “Papá” y “Hola”, sospecho que en realidad todavía son más “A-GU-A”, “BA-BA” y “O-UA” y menos palabras formales… pero a veces las dices con tanta certeza, y en el contexto preciso, que quizás, sólo quizás de verdad estés diciéndome Hola, de verdad me estás llamando Papá, o quizás me pides Agua? No lo sé. Sólo sé que con el tiempo tendré las cosas más claras.

Amor de mi vida, este domingo pasamos juntos tu primer día de la madre. Estuvimos con Mamá, le regalamos una tarjetota hecha por nosotros linda con tu foto en medio. Tarjeta hecha a manoLe preparamos un rico desayuno, le regalamos chocolates y otras cositas que la hicieron muy feliz. Almorzamos con tu mami, tu bisabuela, tu abuela Alice, tus tías y por la tarde fuimos a visitar a tu mamama, mi mamá. Creo que mamá pasó un lindo día rodeada de mucho amor, y creo que tus abuelos y abuelas pasaron un día genial apachurrándote y aprovechándose de tu ricura. Valentina y Serendipity

Valentina y mamamaPequeño champignon silvestre, te das cuenta de lo mucho que alegras a todos? Creo que cuando leas esto no tendrás idea de lo feliz que hiciste a tanta gente por tanto tiempo. Me imagino que no serás consciente de lo fácil que era para ti hacernos reír con una mueca, pero estoy seguro que en el fondo de tu corazón siempre tendrás la seguridad de ser una bebé amada por todos, y que eso hará que crezcas como una persona de bien, que distinga claramente el bien del mal, y que tenga tanto amor para dar, como el amor que recibe cada día.

Te amo pitufa. Felices 8 meses!

Papá.

 

 

 

 

 

Cuando me dices Adiós

IMG_1344Los lunes son días feos para mi. No porque sean lunes, o porque volver al trabajo me implique alguna clase de frustración laboral. No porque el stress de la planificación semanal me abrume, o porque simplemente me de flojera. Todo lo contrario, me encanta mi trabajo, una vez concentrado puedo pensar sólo en él por horas. Puedo dedicarle mi atención total y absoluta a un proyecto, y soy muy feliz cuando las ideas se hacen realidad. Me encanta mi chamba.

Mis lunes son feos por la misma razón por la que anhelo los viernes. No porque se termine una semana muy esforzada ni porque no pueda esperar para salir a divertirme con los amigos.

Mis viernes son mis favoritos porque al llegar a casa, puedo descansar sabiendo que el sábado, despertarás y jugaremos juntos todo el día. Porque sé que te encontraré dormida en la cama junto a mamá, y que puedo echarme a tu lado, sin que me sientas, acariciar la cabecita y los rulos que heredaste de mi y darte un beso despacito, para que no te despiertes.

Porque los sábados y domingos eres mía. Y nos divertimos tanto juntos! Mi corazón realmente se siente vivo a tu lado, somos cómplices de fin de semana. Y me la paso pegadito a ti y a mamá. Nos tiramos al suelo, aprendemos a gatear, comemos juntos, salimos al parque, o a visitar a alguien. Mi día termina a las 7 de la noche cuando caes rendida, y yo no puedo más. Y no hay nada mejor, ni cambiaría un minuto del día. Mi día empieza y termina contigo. Para ti.

Los lunes son pues, difíciles. Y me intriga pensar que todavía no comprendes que una semana está estructurada de cierta forma, y que no todos los días son iguales. Me mata despertar por la mañana, y verte sonreír y pensar que quizá crees que es sábado, cuando es martes o miércoles. ¿O será que te das cuenta?

Me entristece saber que no me verás hasta la mañana siguiente, pues de noche, ya estás dormida.

Hace unos días aprendiste a decir adiós. Levantas la manito con la palma abierta, y la sacudes al aire. Hasta te ríes! Y jugamos y nos decimos adiós. Y los sábados y domingos me parece un juego, hasta que me dices adiós los lunes. Porque sé que por 5 días, me verás 1 hora cada mañana. La semana pasada mamá y tú se despidieron de mi desde la puerta, y mientras me hacías adiós mamá dijo sin pensarlo “Hasta mañana papito!”. Las puertas del ascensor se cerraron y mi día se volvió gris. Sólo te vi una hora.

¿Cómo puede uno afrontar correctamente el tener que ir a trabajar cuando tiene tantas ganas de estar contigo? Ya tienes 7 meses y medio, y lo he venido haciendo sin problemas todo este tiempo. Pero estás creciendo tan rápido, y aprendiendo tanto, que cada día que pasa siento que me puedo estar perdiendo de algo.

IMG_1412Pero la vida es así. Y sé que trabajo por ti, y para ti. Y tengo mucha energía para hacerlo, porque las sonrisas que me regalas cada mañana las llevo conmigo todo el día. Y me permiten llegar al fin de semana listo para apachurrarte.

Ahora entiendo la necesidad tan imperativa de apachurrarnos siempre. Ahora entiendo que tú me das energía para salir adelante. Y entiendo que soy un poquito adicto a ti. Pero lo que se hereda no se hurta. día de la madre

 

Hija hermosa, pequeña pitufa bailarina, sé que ya aprendiste a decir adiós, y sé que es algo que te tuvimos que enseñar. Pero también me he dado cuenta, que nunca tuvimos que enseñarte a decir hola. Porque siempre que has abierto los ojos hemos estado ahí para ti. Así que me quedo con eso por esta semana. Abre los ojos cada mañana conmigo, princesa. Ciérralos cada noche con mamá. Pronto, cuando seas más grande, tendremos más tiempo por las noches. Por el momento me toca aprender de esta etapa.

Te amo. Y sigo odiando los lunes.

Papá.