Princesas y Rockstars

IMG_0174

Hola bella, ¿cómo estás?

Estuve revisando las fotos de mi celular y encontré esta que es tan tú, en la que se ve todo lo genial que eres y que me ha dejado sonriendo mientras la miro, y también filosofando un poco al respecto.

¿Sabes? Creo que no quiero que seas una princesa.

No, no lo creo. Lo sé.

Y yo sé que hoy, en este momento, te encaaaanta sentirte princesa. Hoy te disfrazaste de Elsa de Frozen para estar en casa, y eso me divierte sobremanera. Pero no. No quiero que seas una princesa. Quiero que seas una Rockstar.

Te explico. Las princesas, nacen princesas. Y eso está muy bien! Qué lindo por las princesas! Nacen princesas, crecen princesas, e incluso pueden llegar a convertirse en reinas. Puedes creerlo? Ahora, todo esto es parte de un sistema arcaico de gobierno denominado Monarquía que ahora cumple diversas funciones más allá de gobernar, pero que al fin y al cabo, ni existe en Perú.

Pero tú, no naciste princesa, mi amor. Naciste en un hogar lindo lleno de amor. Pero no naciste princesa. Naciste en el Perú, naciste en Lima, naciste de padres plebeyos, hijos del pueblo, y no reyes o reinas, y eso mi vida, está bien, es lo normal.

Pero yo sé que tú no eres normal. Yo sé que eres extraordinaria. Sé que eres genial, siento en mi corazón un golpeteo feroz cada vez que te escucho cantar, que te veo bailar, que te escucho hablar. Y por eso creo que si bien jamás podrás ser una princesa -y repito, eso está bien- podrás ser siempre una Rockstar.

Y no me refiero a una Rockstar musical. Eso también estaría genial. Me refiero en el sentido metafórico.

Porque un Rockstar se hace. Un Rockstar es la suma del talento, del drive, empuje, pasión, oportunidad y suerte también (¿por qué no decirlo?. Un Rockstar no nace, mi amor, un Rockstar se hace.

Un Rockstar kicks ass. Un Rockstar crea, es querido, no se detiene. Un Rockstar tiene 40 años de carrera y sigue sacudiendo las caderas en el escenario. Un Rockstar es un Rockstar todo el tiempo porque todo el tiempo debe serlo para seguir rockeando. Un Rockstar suda en el escenario.

Una princesa, vive lo que es. Un Rockstar vive lo que hace. Una princesa es un sueño, un Rockstar se hace realidad.

Chiqui, pequeña mariposa loca. Y si te conviertes en una Rockstar? Te prometo que igual, siempre podrás seguir usando una corona.

Te amo.

Papá.

 

 

 

 

Primer día de clases

img_9984

Chiqui! El miércoles pasado fue tu primer día de clases en el “colegio grande”. Ya dejaste tu nido chiquitito para pasar al Kinder del colegio que será tu cole para toda la vida (salvo que la vida nos depare alguna sorpresa). Qué increíble cómo pasa el tiempo, no?! Recuerdo que hace poco escribía algunas líneas sobre tu primer día de nido, y sobre cómo el corazón se me estrujaba durante los primeros días en los que dejarte era un drama para ambos, especialmente para ti, ya que lloraste bastante los primeros días. Y sin embargo, con el pasar de un par de semanas, el nido se volvió parte de ti. Y con el pasar de los años, tu nido fue una parte integral de tu vida.

El miércoles fuiste por primera vez a tu colegio grande, y aunque estuviste mal de la pancita y no pudiste ir ni el jueves ni el viernes, sé que lo pasaste genial. Entraste a tu salón sin ningún problema, te reencontraste con algunas amigas del nido que también van a tu salón y empezaste a jugar. Y eso es lo único que le pido yo a la vida para ti por el momento. Que seas feliz, que tengas amigos y amigas y que puedas jugar con libertad, aprendiendo de la vida a través del juego. Porque créeme chiqui, el juego se va haciendo cada vez más difícil, tanto así que cuando eres grande a veces ya ni parece juego, jaja.

img_0022

Te queremos con el alma pequeña mariposa, estás creciendo y es inevitable notarlo. Estamos orgullosos de ti, y sabemos que si bien este es solo el principio de un largo camino, el tiempo nos hará mirar atrás pronto y sentir que se pasó volando. Así que disfrútalo, juega, diviértete, crece, aprende! Nosotros estaremos a tu lado siempre.

Te amo.

Papá.

Terminó el 2016! La vida de acuerdo a mis fotos VIII

Hola amores. Sé que han pasado varios meses sin que les escriba… eso por un lado me apena, y solo la sensación de las teclas bajo mis dedos y el “claclaclac” de sus sonar me reconforta ya casi instantáneamente. El saber que estoy pronto a cerrar este primer párrafo y con él restaurar mis cartas a ustedes ya me está arrancando una pequeña sonrisa.

Desde la Playa

Han pasado 5 meses sin mis cartas, y sin duda alguna este ha sido el año en que menos les he escrito directamente en este espacio. Sé que cuando sean grandes y puedan leerlo, muy posiblemente no recuerden una sequía de comunicación, porque en gran medida la razón por la que no he podido escribirles porque hemos estado muy ocupados viviendo, y sí que hemos vivido una vida loca los últimos meses! Y claro, tampoco es totalmente cierto que he dejado de escribir, pues empecé a escribir una columna mensual para una revista llamada 15 Minutos, así que de alguna forma u otra lo he seguido haciendo. Lo sé, lo sé. No hay excusa, ya que es aquí,  en este espacio nuestro donde la pausa ha sido en prolongada en exceso. Pero dejemos eso de lado para poder seguir adelante.

Hoy, en este preciso momento, Valentina estás en la arena de la playa, junto a sus amigas, y yo he podido robarle a las vacaciones una hora para escribirles con calma. Chicocos locos, este año se termina y aunque para ustedes muchas de estas cosas no sean tan profundas (principalmente porque hasta cierto punto en esta etapa de su vida son todavía pasajeros de un tren que conducimos nosotros, hasta que empiecen a conducir el suyo), para mi y para mamá lo han sido, el año ha estado cargado de cambios, ajustes, metas, frustraciones, éxitos y fracasos.

Sebastian hermoso, en este instante te veo desde la ventana de la casa, parado entre las piernas de mamá, quien está sentada en un murito entre la arena y la vereda. Hijo, ¿sabes? Eres lo mejor de este 2016. El número 1 de los acontencimientos del año. Tu llegada me hizo padre por 2nda vez y padre de un hijo por primera vez, con todo lo que eso puede implicar.

El 2016 ha sido un año especial porque llegaste a nuestras vidas a volver a hacerla caóticamente hermosa. El 2016 renuncié a un empleo y formé junto a dos increíbles personas una empresa propia, con toooodos los enormes retos que esto representa.

La Empresa

La EmpresaEl 2016 me volví a poner a dieta, metiéndole todas las ganas para poder durarles toda la vida que pueda. Este 2016 nos mudamos a otra casita. Nacimientos, cambio de empleos, mudanzas. Un año complejo y lleno de cosas muy importantes. Espero que el 2017 nos traiga paz.

Pero antes de que me vaya por las ramas, amores míos, creo que vale la pena cerrar este año como se debe, para poder prometerles mayores y mejores cartas el próximo año. Así que permítanme hacerles un resumen fotográfico de su año, hace tiempo que les debo una carta de “La vida de acuerdo a mis fotos”. As´que creo que es una gran manera de ponerlos al día. Los amo chicos. El 2016 ha sido un año muy duro, pero creo que nunca en mi vida he sentido tanto amor también como este año. Ustedes y mamá son mi corazón, y cada día los veo, a cada uno de ustedes con más amor, si es que eso es posible.

Los dejo con algunas fotos para que se rían con sus caras durante el cumpleaños de mi princesa (Valentina, ya tienes 4!), Halloween, idas a Villa y a Chosica, el inicio del verano, juegos en casa, las primeras papillas de Sebastian, su crecimiento junto a nosotros y nuestra vida en general, que aunque a veces es difícil, nunca deja de ser divertida, y tenemos que estar más que agradecidos al Señor por todo lo que tenemos, pero sobre todo, por tenernos los unos a los otros. Nosotros somos nuestra fuerza, nuestro amor nuestro combustible, y jamás dejaremos de salir adelante mientras estemos juntos.

Los adoro!

Papá.

Ahí van! Han tenido un año ocupado! Jajaja

Torta Valentina Cumple Valentina Cumple Valentina Esposos Valentina y Papá Valentina y Spiderman Valentina desfilando Valentina en Disney on Ice Valentina en cojines Valentina modelando Mami y Valentina Cumpeaños Valentina Valentina y papá Cara pintada Valentina y sus joyas Papá y Sebastian Valentina Doctora Valentina Halloween Valentina y Sebastian Valentina cocinando Titian Valentina Sebastian primeras papillas Valentina cocinando Valentina Vane y Titian Hermanos Muck Valentina loca Mis amores Vane y Sebastian Valentina y lentes de mamá Sebastian Muck Sebastian Muck Al agua pato! Vane y Sebastian Familia loca
Valentina último día de clases El amor de mi vida Sebastian Jugando entre mis piernas Valentina en Navidad Mamá y Sebastian Sebastian Gateando Diploma del Kinder Valentina en el Kinder
El cuadro de Valentina
Familia en Navidad Valentina y su Laterne Vanessa y vino
Sebastian Muck Sebastian Muck y El Chepis

Saben? Con ustedes creo que soy posible de todo.

Sebastian y el mundo de hoy

Mis pequeños amores, Sebastian cumple el día de hoy 2 meses de vida junto a nosotros, y solo puedo sonreír -ojerosamente y bostezando – por lo rico que es sentirse tan lleno de amor. IMG_1192

Mi pequeña Valentina, ya son 2 meses de hermana mayor, y no he visto a nadie más enamorada de su hermanito. Te tiras encima suyo – para pánico nuestro literalmente lo haces y no con la mayor suavidad – para agarrarle la carita, para hacerle cariñito, y cuando llora, le dices “No llores Sebastian, no llores mi bebé. No hay razón para llorar. Tu hermana mayor ya está aquí”. Y lo dices con esa voz suavecita, ligeramente ronquita y con un tonito de viejita que no hace más que arrancarme una carcajada. ¿En qué momento creciste tanto, chiquita loca?

Y sin embargo la multiplicación de nuestra atención hacia ustedes ha sido necesaria. Ahora nos dividimos las tareas más que nunca, porque tenemos que asegurarnos que ambos reciben nuestra energía con la misma intensidad, y aunque eso represente que uno de nosotros esté tirado contigo en la sala viendo My little Pony, y el otro en el dormitorio meciendo por enésima vez a Sebastian para dormir, es importante. Nuestra vida cambió para bien hace dos meses, pero entendemos que la logística todavía es un desafío cuando se trata de manejar a dos hijos al mismo tiempo. Te agradezco tanto, pequeña hija que estés tan contenta, y que aceptes estos cambios como algo lindo para ti.

IMG_0935

IMG_1160

Sebastian, Sebas-ti-tian como dice Valentina, mi pequeño bebé hermoso, en el control con el doctor el día de hoy pesaste un kilo más que hace un mes y creciste 3 centímetros. Puede sonar poco pero créeme que es mucho. Hoy tuvimos 5 minutos a solas en los que nos concentramos en hablar y sonreírnos y te juro que verte crecer tan pequeño es una delicia. Aprendes a abrir y cerrar las manitos, y haces toda clase de ruiditos raros. Adoras bañarte y gozas en el agua como una pequeña ranita. Realmente es maravilloso revivir esto junto a ti, quizás si tienes tanta suerte como yo, te toque vivir esto a ti como papá, porque hay pocas cosas tan maravillosas como bañar a un hijo. Mirar la forma tan instintiva con la que gozas al bañarte es un llamado a reflexionar sobre las cosas simples de la vida. ¡Qué rico ser como tú! Que te alimenten, te abriguen, te carguen, te bañen, y te hagan dormir sólo para repetir los ciclos diariamente! Ni en el mejor spa del mundo, mi pequeño saltamontes.

IMG_0974

Gatito precioso, tengo otra cosa que contarte. Y lo haré ahora porque no sé si será una tendencia que prospere con el tiempo, pero sí es algo que hoy por hoy me ENCANTA. A diferencia de tu hermana, que se tiraba en mitad de la cama y adoptaba la posición de un langostino para dormir, tú amas dormir pegadito a mi. Con mayor precisión, pegadito a mi panza. Dormimos panza con panza. Te abrazo, te hago piojito, aspiro tu aroma de bebé recién bañadito, nos abrigo con una colchita y me quedo quietecito a tu lado. Así lo hice hoy por ejemplo, por un par de horas. Y salvo algo de dolor de cuello, es una experiencia maravillosa. El poder compartir tu calor y poder sentirte tan cerca y tan vulnerable, tan tranquilo, realmente redefine mi percepción de calma. Verte despertar feliz, abrir esos ojazos azules y mirarme con cara de “¿cómo llegué aquí?” no tiene precio. Eres mi gatito, y soy tan afortunado de tenerte.

A tus dos meses ya salimos a pasear. El día de hoy te pusieron vacunas por primera vez, y con las mismas nos dieron finalmente permiso para romper las cadenas de nuestro hogar y poder sacarte “oficialmente”. A pesar de eso, la semana pasada decidimos huir de casa un ratito y fuimos a estirar las piernas. De paso te vas acostumbrando al coche, a su movimiento, y a que yo te hable por un buen rato mientras caminamos.

IMG_1100

Sabes? Todavía no tengo idea de cómo será conversar contigo cuando seas más grande, cuando te sientes frente a mi y me cuentes los problemas de tu vida y yo – muy sabiamente desde luego – te aconsejaré desde mi perspectiva de vida, que seguramente será anticuada y algo retro para ti. Pero mientras llega ese momento, es muy entretenido hablar contigo mientras paseamos. Mirarte reaccionar a mis palabras, a mi tono de voz, a mi timbre.

IMG_1096

Pequeño hermoso, ahora a tus dos meses ya andas sobre ruedas. Eso significa que tu mundo acaba de multiplicarse significativamente! Has pasado de vivir en los confines de un departamento a que tu vida esté circunscrita por la distancia a la que papá y mamá estén dispuestos a empujarte. Eso es ya un gran avance, y a medida que vayas ganando autonomía, el mundo no hará más que crecer ante ti. ¿Sabes lo que significa eso? Territorio inexplorado esperando a ser conquistado. Aventuras incontables listas para ser vividas. Prepárate pequeño, porque el mundo te guarda grandes sorpresas!

Así que sueña, pequeño Sebastian. Duerme, disfruta de los brazos de tus padres por estos años, sigue creciendo, y sigue regalándonos tanto amor a todos. Sigue haciendo de tu hermana una mejor persona sólo por existir en su vida, y sigue motivándonos a nosotros a ser la mejor versión de nosotros mismos cada día por ustedes, nuestros amores, nuestros cables a tierra, nuestras alas y nuestro viento en popa.

IMG_0953

Te amo Sebastian, pequeño gatito loco. Te amo Valentina, princesa loquita.

Papá.

P.D: Vane, amor, gracias por hacerme papá por segunda vez. Es el mejor regalo que me has hecho jamás.

Bienvenido Sebastian!

Papá y Sebastian

Llegaste pequeño loco! Pequeño gigante! Pequeño vikingo! Llegaste el día de ayer, 17 de Marzo del 2016, a las 9:13am, pesando 3.370kg y midiendo 49.5cm

Llegaste y llenaste de luz nuestras vidas una vez más, y ahora más que nunca porque acabas de convertir oficialmente a Valentina en hermana mayor! Llegaste y no solo te esperábamos mamá y papá, pero también tu hermana. Es increíble ver la expectativa y el cariño en los ojos de Valentina mientras te miraba, pequeño loco. Todavía no lo sabes, pero estoy seguro que cada día lo irás sintiendo: te adoramos!

Valentina mirando a Sebastian Valentina y Sebastian

Llegaste pequeñín, llegaste y mientras estamos en la clínica estamos soñando con los ojos despiertos (tanto por la ilusión como por el cansancio) sobre los días que se nos vienen, el regreso a casa pronto, y la nueva vida como una familia de 4. Llegaste, y ahora empieza lo bueno! Ay mi chiquito… como en el caso de tu hermana, ya en casa y con calma te contaré toda la historia de tu llegada, pero por mientras, y por hoy, siéntete BIENVENIDO a nuestra familia, y a nuestra caóticamente hermosa vida. Bienvenido al mundo. Ya estás con nosotros 🙂

Te AMO!

Papá.

Papá y Sebastian

Hace 8 años

Hace 8 años no existían ni Sebastian ni Valentina. No estábamos casados. No vivíamos juntos. No habían ni anillos de compromiso ni aros de matrimonio. No compartíamos carros. No teníamos cuentas bancarias, créditos o tarjetas juntos. Vanessa y Jose Simon

Pero ya nos amábamos y soñábamos con el futuro.

Hoy, nos amamos más que nunca, somos más y seguimos soñando.

Resoluciones de fin de año

Mis amores, mis pequeños hijos, mi hermosa Valentina y mi pequeño Sebastian en la panza de mamá: se terminó el 2015.

Se terminó! Y este año ha terminado para mi con un balance complicado. Hemos tenido años claramente positivos, a los cuales le hemos sacado el jugo, y años difíciles. Este año ha tenido de todo, y esto ha hecho que sea muy difícil de manejar. Este año perdimos a su bisabuela, la abuela de su mami, y nació la pequeña Aitana, su prima. Algunos meses después recibimos la alegría de la noticia de la llegada próxima de Sebastian. Este año tuve una cirugía complicada y subí todos los kilos que había bajado antes de la misma, y este año también tuvo su abuelo Pepe una cirugía fastidiosa. Este año no pude concretar el proyecto que tenía rondando en la cabeza, pero mamá sí logró concretar el suyo. Este año mi trabajo ha sido muy, muy duro y con una inversión emocional mayor a la que quizás debí aceptar. Y tuvo momentos buenos, y momentos muy malos. No ha sido un año fácil, como les conté. Y sé que para ustedes estas noticias en retrospectiva no significarán mucho… porque leerán estas cartas si Dios quiere desde un buen lugar en su vida y en un buen momento. Pero son cosas que uno tiene que decir, porque no tiene sentido guardárselas a los seres que uno más ama en la vida.

Sin embargo, amores míos, tienen el beneficio de ser todavía pequeños. Tú mi pequeña mariposa loca, tienes todavía 3 añitos hermosos y la vida es un juego que empieza cuando despiertas y termina con el último cuento de la noche, y tú, mi pequeño camarón, estás todavía protegido en la (cada día más grande y hermosa) panza de mamá.

Este año ha estado lleno de hitos para ustedes. Sebastian, mes a mes has crecido, eres un trome, eres perfecto, cada visita al doctor nos emociona al escuchar lo bien que te estás desarrollando. Cada email del “What to expect when you are expecting” nos encanta. Saberte grande, saludable y protegido es la mejor noticia del día, cada día.

Valentina, para ti, este año ha representado el fin de tu primer año escolar. Último día de clases

Así te veías durante la clausura de tu primer año en el Kindergarten. Has crecido un montón, tu vocabulario, tanto español como alemán se ha expandido, has aprendido a socializar con todo el mundo, a jugar con amigos, y a hacer muchísimas manualidades. No podría estar más agradecido a todo el personal del Kinder por lo bien que han trabajado contigo, y no podría estar más orgulloso de ti por todo el esfuerzo que haces cada día.
Recuerdo los primeros días, en los que todavía te dejábamos ahí entre lágrimas (no todas tuyas, algunas mías también, lo confieso). Hoy en día corres a la puerta del Kinder para tocar el timbre, abrazar a la Tante Janet y entras feliz de la vida a trabajar.

Este año ingresaste al colegio también. Y eso sí que nos llenó de lágrimas, pero de alegría. El 2017 empezarás a estudiar en el Kinder del colegio y tu vida escolar tendrá un nuevo comienzo. Irás al mismo colegio donde empecé a estudiar yo, y eso tiene un significado especial para mi, porque puedo como padre sentir que no sólo seguirás algunos de mis pasos, pero que llegarás más lejos que yo. Y nada me hace más feliz.

Besando la panza

La llegada de tu hermano será un reto para ti, pequeña princesa. Estás acostumbrada a tener toda nuestra atención y cuidado, y si bien estás enamorada de la idea de ser la hermana mayor, estoy seguro que al principio será difícil para ti compartir el día a día con Sebastian. Sin embargo creo que no debemos preocuparnos tanto. Sabemos lo amorosa que eres y vas a ser parte protagónica de esta nueva etapa de nuestra vida familiar, te lo aseguro.

Para ayudarte a entender lo importante de cuidar de alguien más y de lo profundamente complicado e importante que es el cargo de hermana mayor, aceptamos cuidar a Pepi, la perrita de tu tía Ale Behr por unas semanas mientras ella está de viaje. Queríamos ver cómo todo ese amor tuyo también se canaliza en responsabilidad, en entender que tu hermanito no será un juguete más, pero que tendrá necesidades y que requerirá atención de todos. Y sabes? Eres una trome. Si bien podrías pecar de lo que llamamos “exceso de amor” en relación a las apachurradas, Pepi está bien, está feliz, y le estás brindando cuidados de primera. Tu tía Ale va a estar muy feliz cuando regrese y Pepi vuelva a sus brazos. Sin embargo ahora creo que esa separación tuya con la pequeña perrita va a ser un poco dolorosa… Honestamente no lo pensé, espero que no sea más dolorosa de lo que tiene que ser.

Todas en la cama Pepi pie Paseando a Pepi

Y si bien la experiencia de cuidar a Pepi no será exactamente igual a le cuidar a tu hermanito (pobre de ti si te veo sacando a Sebastian con correa a pasear al parque!), saberte tan enamorada de la idea de cuidar de alguien más, no solo me tranquiliza, pero me llena de alegría. Vas a ser una increíble hermana mayor.

Este año tuviste tu primer semestre de ballet. Para mi, una cosa de locos, porque obviamente nunca en mi vida he tenido contacto con el ballet ni con la formación que implica, aunque mamá sí pues ella lo estudió por como mil años. Sin embargo verte bailar todos los días, e incluso recibir los comentarios de Tante Janet diciéndonos que eras la bailarina de la clase, nos empujó a tomar la decisión de inscribirte en las clases, a ver si te gustaba tanto como podría parecer. El resultado? Por el momento, te encanta, y ya tuviste tu primer recital: El cascanueces. Fuiste una ratoncita del ejército del rey ratón! Y fuiste la ratoncita más bella que he visto en mi vida, con saludo a papi desde el escenario en mitad de la actuación y todo. Luego del maravilloso show, fuimos por helados desde luego. Helado post BalletA este show fueron tu mamama Alice, tu mamama Zoila, tu Abuelo Pepe, tu Karli, mami y yo. Lo tengo todo grabado, ya lo verás! Fue uno de los mejores momentos de este año para mi.

(Acabo de interrumpir esta carta porque acabas de venir a sentarte a mi lado, viste tu foto y te quedaste hablando sobre los helados de chocolate, preguntándome si hoy irías a tus clases de ballet. Te dije que no, que ya estás de vacaciones y me preguntaste ¿por qué?).

Como te decía amor, este año ha sido muy interesante y divertido para ti, y definitivo para Sebastian y su crecimiento en la panza de mamá. Y finalmente, ha llegado a su fin, con todas las actividades que eso representa. Mis papás, tu mamama Zoila y tu Opa regresaron a Lima por Navidad, y este año pasamos la Noche Buena con ellos.

Regalos en la chimenea Luces de bengala

Es tan lindo verte ilusionada con las chispitas mariposa llamando a los renos (o renes como dice tu Opa), y sorprendiéndote con los regalos que aparecen mágicamente en la chimenea. Tan lindo como ha sido todo este mes decorar el árbol de nuestra casita, y armar nuestro propio nacimiento. Porque obviamente con la enorme familia que tienes, has pasado la Navidad en casa de tu Opa y tu mamama Zoila, luego en la nuestra y también en la de tu mamama Alice y tu Abu Pepe.

Abriendo regalos Abriendo los regalos en casa

¿Sabes algo? Esta será la última Navidad que pasas como hija única! La próxima Navidad tendrás que ayudar a Sebastian a abrir regalos. Esta familia está creciendo cada día más y más, y eso me llena de alegría y de energía. Quizás el próximo año aguantes un poco más y llegues a la medianoche? No hay presión, princesa. Sabes que puedes caer dormida en nuestros brazos siempre. Esta Navidad no fue una excepción.

Dormida en Navidad

El que tu Opa esté en Lima a mi me trae una alegría especial. Verás, la mayor parte del año él la pasa en otro país, trabajando. Esto hace que se pierda lamentablemente de tu día a día, de estar contigo y verte crecer como lo hacemos nosotros. Así que no sabes lo feliz que me hace verte jugar con él y pasarlo tan bien. Te dedicas a peinarle el bigote, a jugar con él en la hamaca y a hablar y hablar y hablar como la pequeña cotorra loca que eres. Cuando veo al Opa mirarte, veo un brillo especial en sus ojos, y creo que él también está demasiado feliz de pasar tiempo contigo. Pronto el Opa vendrá a vivir a tiempo completo a Lima, y así nuestra dinámica familiar cambiará un poco, pues podrás ver a tu Opa y a tu mamama Zoila más seguido. Nada me hará más feliz, y estoy seguro que tú lo pasarás genial! Verte con mi papá, hace que yo me vea reflejado en ti. Que recuerde mi propia infancia, pero en una versión mejorada. En HD.

Con el Opa

Llegó el verano, y con él llegan los días de playa y de piscina, las tardes que languidecen bajo el cielo azul que solo nos acompaña por unos meses en esta ciudad. El calor intenso, y los helados que tanto adoras.

Nadando

Llegó el verano y hoy, 31 de diciembre se termina este año. Y como les decía amores míos, tengo una serie de resoluciones para este 2016. Porque si bien para ustedes ha sido un lindo año, para mi ha sido un poco difícil.

  • Este año quiero dedicarme a ser feliz. Y para serlo, encontraré la manera de pasar más tiempo con ustedes, y de mayor calidad. Quiero que viajemos juntos, que nos vayamos de paseo, que nos abracemos más.
  • Este año quiero escribirte más. No voy a permitir que el stress, que el día a día o el cansancio me ganen. No quiero dejar más cartas en mi cabeza, ni pensar en “debería escribirle esto a Valentina” y no hacerlo. Mis cartas a ustedes son parte de mi legado, de lo que soy, de lo que somos hoy. Son mi cápsula del tiempo para ustedes, y quiero seguir escribiéndolas como antes.
  • Este año me sacudiré de encima los kilos que recuperé. Antes de mi cirugía salía a correr casi todos los días, tuve control de mi dieta, y bajé mucho de peso. Durante mi convalecencia pre y post quirúrgica, la depresión que estar postrado en cama trae consigo, la incapacidad de moverme y la recuperación paulatina, contribuyeron a que pierda el control y subí de peso. Y volver a una oficina con días aleatoriamente buenos y malos, no contribuyó a que pueda manejar mi alimentación correctamente. Este año ha sido un caos, y necesito retomar el control. Necesito estar saludable para ustedes.
  • Este año no voy a invertir más emociones en el trabajo de las que debería. Mis emociones está reservadas para lo que más amo, para mi familia. Mi trabajo no me vuelve rico, mi familia sí. Necesito invertir más en esa riqueza, y menos en la otra.
  • Ayudar a mamá con Sebastian todo lo que pueda. Ayudarte a ti todo lo que pueda. Estar ahí para ustedes. Siempre, siempre que lo necesiten. Y también cuando no.

Este 2016 tendrá un balance positivo, lo sé. Este año voy a dar todo de mi para que sea un año maravilloso. Un año lleno de aprendizajes, de experiencias, de felicidad.

Los amo, mis chicos locos. Mi princesa, mi camarón, mis vidas.

¡Feliz Año Nuevo! Los abrazo en un momento.

Papá.